mayo 27, 2024

CubaComunica

Spanish News Today para obtener las últimas noticias, estilo de vida y información turística en inglés en España.

Una oferta de paz gigantesca y un brillante éxito de relaciones públicas – Ruler

Una oferta de paz gigantesca y un brillante éxito de relaciones públicas – Ruler

Después de la controversia en la etapa 17, el equipo mantuvo una ventaja unida en la última colina de la carrera, y aún quedan dudas.

Las imágenes televisivas durante y después de la subida final de la etapa 18 de la Vuelta a España de hoy no podrían haber sido más diferentes de las que aparecieron ayer en nuestras pantallas, ni la sensación en las redes sociales podría haber sido el final de la etapa. Jumbo-Wizma ha hecho lo que casi todos los aficionados al ciclismo quieren. Hoy apoyan inequívocamente al líder racial Seb Kuss. No se hablará de ego, ni de luchas internas, ni de deslealtad, la decisión es tomada y definitiva.

Con la escapada establecida y el Jumbo-Vizma permitiendo que la diferencia entre ellos y el pelotón superara los 10 minutos, ya estaba claro que si Gus se quedaba con sus compañeros en la última subida al Puerto de la Cruz de Linares aguantaría. Hoy con la camiseta roja. La forma en que el equipo montó parecía diferente a la de ayer: Gus siempre estaba en la posición típica de un líder de equipo, manteniéndose seguro al frente del pelotón, sin esfuerzo en los descensos y sin hacer ningún trabajo extra en el aire. En subidas o llanos.

Cuando las carreteras se levantaron por última vez al acercarnos al Puerto de la Cruz de Linares, todos nos detuvimos para tomar aliento. Fue ayer en el mismo punto de la subida al Angliru donde las tácticas de Jumbo-Wisma sorprendieron al mundo, cuando Jonas Wingegaard y Primos Roglich dejaron al líder de la carrera y a su compañero de equipo Gus solos en la montaña nevada. Recorren el camino hacia su propio éxito sin pensar en las consecuencias que podrían venir después.

READ  Xammar y Brugman reinan en España en el Mundial de 470 • Live Sail Die

Sin embargo, hoy, la formación que tuvieron durante toda la etapa fue fuerte en la subida final. Gus estaba sentado al volante, de color rojo brillante detrás de dos abejas obreras recién fieles. Wingegard golpeó el frente con un ritmo constante que su colega estadounidense podía soportar.

Con la línea de meta a la vista, Gus corrió con fuerza y ​​terminó por delante de sus dos compañeros de equipo al final de la etapa. Wingegard se alejó del grupo al acercarse a la línea, para poder perder segundos deliberadamente y evitar el riesgo de reducir la brecha con Gus en la clasificación general. El intento ciegamente obvio del ciclista danés de asegurarse de no convertirse en el enemigo público número uno al vencer a Kuss es casi cómico. Nunca intentes llamarme mal compañero de equipo.parecía pensar.

Es cierto que las acciones del equipo ayer tuvieron efectos sísmicos en lo que respecta a la imagen pública de Jumbo-Wisma. Las redes sociales estaban llenas de críticas a Roglic y Wingegard por no compensar a Gus por sus años de arduo trabajo como una familia leal. Sin lugar a dudas, hubo presión desde todos los ángulos para controlar al equipo y apoyar a Gus como su líder; todos queríamos que ganara el desvalido. Las acciones de Jumbo hoy también fueron influyentes, pero diferentes a las del día anterior. En lugar de duras críticas, Internet se llenó de elogios hacia Roglik y Wingegard, que mostraron su lealtad y dejaron atrás sus propias ambiciones.

Al final, es posible que nunca sepamos cuál de los tres corredores del Jumbo-Wizma es realmente el más fuerte en esta carrera. El equipo ha decidido claramente que Gus debería ganar, y si eso se debe a la fuerza insuperable de la opinión pública que rodeó sus acciones de ayer, o porque realmente creen que se lo merece, no importa mucho.

READ  Los incendios forestales en Canarias obligan a miles a evacuar

Todos los demás querían que Gus ganara, porque al ciclismo le encantan las buenas historias, y no hay nada mejor que un ciclista que participa en la carrera como alguien hogareño contra dos de los mejores ciclistas de Grand Tour del mundo. El tipo que les da a los demás el asiento delantero del auto del equipo, que nunca recibe la atención, se disculpa por abarrotar a los demás corredores al final de la etapa. ¿Están contentos Roglic y Vingegaard con la selección del equipo? Eso también sigue siendo un misterio.

“Es bueno poder devolverlo y hacer algo por Seb. Ha hecho mucho por mí y por Primos. Quería devolverle el dinero hoy”, dijo Wingegaard. En cuanto a Roglik, «tengo mis propios pensamientos al respecto», respondió crípticamente después del podio. La decisión de hoy no parece haber estabilizado completamente el barco.

Sin embargo, con una prueba dura y montañosa, no todo fue competencia para Cuaderrama en la carrera del sábado. Gracias a hoy, el Jumbo-Wisma llegará a ese día con una imagen pública todavía algo intacta (puede que la hayan pegado apresuradamente con cinta adhesiva barata). Sin duda cerrará el capítulo de esta extraña y tensa Vuelta a España y sin duda servirá como la prueba definitiva de lealtad para Roglič y Vingegaard. Después de que les dijeran que querían abandonar la carretera para decidir el ganador final del trío, ¿quedó el equipo satisfecho con el desarrollo de la carrera? Quién sabe. Pero, ¿terminará Guz en rojo en el podio de Madrid y les ganará muchos seguidores? Eso es seguro. Finalmente, parece que han demostrado cuáles son sus prioridades.

READ  Fútbol | Juegos Olímpicos: ¿Quién ganó el oro en el fútbol olímpico? ¿España, Brasil, Japón o México?