La ciudad rosa de Arabia Saudita florece durante el Ramadán

YANGON: Se espera que el líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, se una a los líderes del sudeste asiático en una cumbre especial en Yakarta la próxima semana, dijo el sábado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Tailandia, que será el primer viaje oficial del líder del golpe desde la destitución del líder militar civil Aung San Suu Kyi.

Desde el golpe del 1 de febrero, Myanmar ha estado en crisis: cientos de miles de manifestantes han salido a las calles para exigir el retorno a la democracia.

La junta ha tratado de reprimir el movimiento antigolpista con fuerza letal, matando a más de 720 personas y deteniendo a unos 3.100 activistas, periodistas y disidentes, según un grupo de vigilancia local.

La comunidad internacional ha condenado ampliamente a la junta por su uso de la fuerza contra civiles desarmados, implementando sanciones selectivas contra altos oficiales militares, sus familias y empresas relacionadas con el ejército.

Pero los líderes regionales han tratado de abrir comunicaciones con el régimen y el sábado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Tailandia confirmó que una cumbre en Yakarta sobre la situación en Myanmar incluiría a Min Aung Hlaing.

“Varios líderes han confirmado su presencia, incluido MAH Myanmar (Min Aung Hlaing)”, dijo la portavoz Tanee Sangrat en un mensaje a los periodistas.

Se espera que la reunión del bloque de 10 países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) aborde la crisis actual en Myanmar después del golpe y se llevará a cabo el 24 de abril en Yakarta.

La junta justificó sistemáticamente el golpe de estado alegando un fraude generalizado en las elecciones de noviembre, que el partido de Suu Kyi ganó de manera aplastante.

READ  CNMC concluye que Amazon realiza trabajo de operador postal y debe cumplir con las regulaciones de la industria | Economía

El ejército ha dicho que entregará el poder a una administración civil después de que se celebren las elecciones en aproximadamente un año, aunque recientemente extendió el cronograma a un período de dos años.

La noticia de la presencia del líder de la junta llega el mismo día en que las cárceles del país liberarán a más de 23.000 prisioneros en todo el país.

Myanmar generalmente otorga una amnistía anual a miles de prisioneros para conmemorar su tradicional fiesta de Año Nuevo budista, que en años anteriores ha sido feliz con peleas de agua en toda la ciudad.

Pero este año, los activistas antigolpistas utilizaron el feriado para protestar por el creciente número de muertos y arrestos masivos.

Un funcionario de prisiones dijo a la AFP, bajo condición de anonimato, que las cárceles de todo el país comenzarían a liberar a más de 23.000 personas.

“Liberaremos a más de 800 prisioneros de la prisión de Insein” en el centro comercial de Yangon, agregó, negándose a dar más detalles.

En febrero, la junta liberó a un número similar de prisioneros, y en ese momento algunos grupos de derechos humanos temían que la medida liberara espacio para los opositores al ejército y provocara el caos en las comunidades.

El miércoles, un grupo rebelde ejecutó a un hombre que había sido liberado en virtud de esta amnistía, de quien, según dijo, más tarde violó y mató a una niña de cinco años.

Justo antes del Día de las Fuerzas Armadas, el régimen también liberó a unos 900 manifestantes encarcelados.

Pero desde el golpe del 1 de febrero, más de 3.100 personas, la mayoría de ellos manifestantes y activistas antigolpistas, han sido arrestadas, según el grupo de vigilancia local Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos.

READ  Amazon refuerza su hub tecnológico de Madrid con 100 nuevos profesionales

La junta emitió órdenes de arresto nocturnas contra los medios estatales, dirigidas a celebridades prominentes, personas influyentes, periodistas y activistas con un alto seguimiento en las redes sociales.

El viernes por la noche, totalizaron 380.

También se ha señalado a unos 80 médicos como prófugos buscados por intentar “deteriorar la paz y la estabilidad”.

Los trabajadores de la salud de Myanmar han estado a la vanguardia de un movimiento de desobediencia civil a nivel nacional, negándose a regresar al trabajo bajo el régimen militar. Su ausencia ha dejado a muchos hospitales en todo el país sin personal durante la pandemia.

More from Tiburcio Pasillas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *