20190414 170524 1280x480 - ¿Viernes Santo o Victoria de Girón?

¿Viernes Santo o Victoria de Girón?


A las iglesias en Cuba ya no asisten tantos feligreses. Foto del autor

LA HABANA, Cuba.- La Semana Santa es la recordación anual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, y si bien se memora por distintas religiones cristianas, particularmente en la Iglesia Católica, es un periodo de intensa actividad ritual que empieza con el Domingo de Ramos, la entrada triunfante de Jesucristo en Jerusalén. La data de la celebración es variable, pues depende del calendario lunar; este año quedó situada en la semana del 14 al 21 de abril, algo que según parece facilita el trabajo político de la dictadura cubana.

En la mayor parte de los países sudamericanos no se labora a lo largo del Triduo Pascual, formado por el Jueves Santo, la última cena; el Viernes Santo, día de la muerte de Cristo, y el Sábado Santo, su tiempo en el sepulcro. En Cuba –por décadas–estos días pasaron por debajo de la mesa; mas en los años 2012 y 2013 se festejó –con carácter excepcional– el Viernes Santo, y después de la visita del Papa Benedicto XVI, en 2014, fue declarada una jornada feriada.

El diario Granma notificó que era un día no laborable, algo que se había acordado en la Asamblea Nacional del Poder Popular en el mes de diciembre de 2013, mas no hizo mención al carácter religioso de la celebración. Muchas personas se preguntaban ¿por qué razón no se trabaja?, con lo que el gobierno se vio en la labor de tener que hacer una aclaración al día después en el jornal.

Como se conoce, después de 1959 se dejaron de festejar las festividades católicas. No fue hasta 1998 que se restableció la Navidad –el 25 de diciembre–, con motivos de la visita de Juan Pablo II a la Isla, que en esos instantes era Papa.

De forma general, a lo largo de décadas la fe católica quedó marginada en la sociedad cubana, al extremo que aquellos que la practicaban lo negaban en declaraciones oficiales –cuéntame tu vida– que debían hacer para conseguir trabajo, y hasta para ingresar en la universidad.

En 1961, 136 sacerdotes fueron expulsados de Cuba, a bordo del navío de España Covadonga, y entre ellos Monseñor Eduardo Bosa Masvidal, Obispo Auxiliar de La Habana, lo que formó un enorme golpe a la repercusión de la que disfrutaba la iglesia católica en la sociedad cubana. Esta acción dictatorial redujo a menos de la mitad la cantidad de clérigos que había para atender las iglesias de La Habana. Muy pocos cubanos en estos instantes se comienzan como sacerdotes.

La Iglesia Católica de Cuba llegó a ser un caso en América Latina, no obstante, hoy día, no debe tener como fieles practicantes más del ocho% de la población. Las Iglesias en Cuba se ven vacías, y tampoco avanzan las catequesis con los pequeños y jóvenes, o la integración de mujeres a los noviciados para monjas. Es tal y como si la dictadura se hubiese salido con la suya y parte del pueblo cubano hubiese perdido la fe en Dios.

Lo más triste es que los templos se destrozan y no hay posibilidades de arreglarlos, ciertos resultan un riesgo para los feligreses que los visitan, aun se sostienen sucios.

Este año, la semana de receso escolar para estudiantes y trabajadores de la educación coincide, o la hacen coincidir, con la Semana Santa. Incluso, en este tiempo eucarístico, asimismo se memora el 58 aniversario de Playa Girón, famosa asimismo como la invasión a la Bahía de Cochinos, que se realizó entre el 17 y el 19 de abril de 1961. Al 19 lo llaman “día de la victoria”, y esta vez tan “memorable efeméride” coincide con el Viernes Santo.

En el país hay un calendario de los días de ocio, en el que se consideran los Viernes Santos, mas no va a ser ni preciso anunciar que el feriado de ese día se corresponde a la muerte de Cristo, pues la publicidad oficialista anega los medios con la tan cacareada primera victoria sobre el Imperialismo en América Latina.

Estamos viviendo tiempos realmente difíciles en Cuba, el régimen se prepara para completar de odio –de nuevo– las universidades, los centros de trabajo y los distritos, activando las Brigadas de Respuesta Veloz debido a la coyuntura económica, política y social por la que se está atravesando, lo que podría dar a comprender que, en cualquier instante, esas personas que charlan y critican en la calle –no importan donde estén– empiecen a protestar en masa.

En mi opinión, no obstante, el peor inconveniente está vinculado a la agresividad que del pueblo, puesta de manifiesto en cualquier cola, parada de ómnibus, o por el mal servicio en centros de salud, tiendas, restoranes, etc. Esta es una situación social que tiende a agudizarse con la escasez de comestibles que estamos sufriendo; el serio problema del transporte, que no avanza; la falta de medios y medicinas en las distintas instalaciones de Salud Pública, etc.

En una pelea entre guardar respeto y solemnidad por el Viernes Santo, día en que se obscureció el cielo y se rompió el velo del templo por la muerte de Cristo, o celebrar la victoria lograda contra la Brigada 2506 en Playa Girón. Pero como la dictadura tiene la fuerza y el poder, seguro va a ganar la celebración de celebración por la derrota del Imperialismo.

[Total:0    Promedio:0/5]
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

LO MAS NUEVO