“Me preocupo todos los días por mi supervivencia”

9 de octubre (Reuters) – El agricultor cubano de 31 años llegó a la frontera entre Estados Unidos y México después de cruzar casi una docena de países en busca de asilo político en los Estados Unidos.

Más de un año después, Yudanys Pérez sigue encerrada. Mientras se decide su caso, fue trasladado a seis centros de detención para migrantes y se le negó la libertad condicional siete veces.

En mayo, según los registros médicos, dio positivo por coronavirus. Durante más de un mes, sufrió fiebre, temblores y diarrea en un dormitorio con decenas de otros presos enfermos, dijo en una entrevista telefónica con el Centro Correccional de Winn en el Louisiana rural.

“Especialmente desde el inicio de la pandemia de coronavirus, me preocupo todos los días por mi supervivencia”, dijo en un comunicado este año en una demanda federal en curso en nombre de cientos de demandantes. detenidos en asilo.

Pérez dijo que salió de Cuba luego de ser arrestado y agredido por la policía por negarse a participar en actividades progubernamentales.

Representándose a sí mismo en la corte de inmigración de EE. UU., Perdió su caso de asilo en enero, en parte debido a una regla de la administración Trump que requiere que los inmigrantes busquen asilo primero en los países por los que pasan. Desde entonces, la regla ha sido impugnada en un tribunal federal.

Su apelación fue desestimada por demora y se ordenó su deportación, según los documentos. Pero Cuba no ha aceptado ningún vuelo de deportación desde fines de febrero, dijo el EL HELADO.

Incapaz de salir de la detención y no dispuesto a regresar a su país de origen, incluso si es posible, Pérez intenta reabrir su solicitud de asilo.

Mientras tanto, sus compañeros de prisión en Winn, Luisiana central, están inquietos, dijo.

El 19 de septiembre, dijo, un grupo de hombres en otro dormitorio prendió fuego a su ropa de cama. EL HELADO Confirmó que hubo un “pequeño” incendio que se apagó rápidamente luego de que cuatro internos pusieran una sábana en un microondas.

“Estaban protestando por la duración de su estadía aquí”, dijo Pérez.

En medio de una emergencia de salud global, los inmigrantes son detenidos por el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) por más tiempo que en cualquier otro período de al menos una década, según datos de ICE sobre promedios mensuales analizados por Reuters. Más de 6.400 reclusos contrajeron COVID-19 en los centros de detención de ICE en todo el país y ocho han muerto.

READ  Radio Habana Cuba | Assange podría ser enviado a prisión federal de máxima seguridad en Estados Unidos

Reuters habló con 20 personas de África y América Latina que dijeron que habían sido detenidas por ICE durante más de seis meses. Cada uno de ellos describió condiciones de hacinamiento, a veces insalubres, que hacían casi imposible el distanciamiento social y dificultaban el control de las infecciones por COVID-19 y otras enfermedades.

La agencia también continuó trasladando detenidos de un centro a otro durante la pandemia, sembrando o agravando los brotes en algunos casos. Más de 2.600 detenidos son solicitantes de asilo que han pasado la primera evaluación y están esperando que se resuelvan sus casos judiciales, según datos de ICE. La administración Trump dice que muchas solicitudes de asilo son fraudulentas, ha tratado de reducir la cantidad de personas que pueden elegir y mantener a más detenidos pendientes de procedimientos judiciales.

Los centros de detención ahora albergan a menos de la mitad del número de personas antes de la pandemia, menos de 20.000 a principios de octubre, en parte porque las medidas sanitarias de emergencia implementadas en marzo permitieron a las autoridades deportar a casi 150.000 migrantes. al borde.

Al mismo tiempo, los datos de ICE muestran que el tiempo promedio que los inmigrantes pasan en detención en Estados Unidos casi se triplicó a tres meses en septiembre en comparación con septiembre de 2016, antes de que el presidente Donald Trump asumiera el cargo. . Los arrestados en septiembre de 2020 estuvieron detenidos casi el doble que en septiembre de 2019.

Los funcionarios de ICE no cuestionaron los hallazgos de Reuters sobre el aumento de los períodos de detención. La agencia dijo que la pandemia ha obstaculizado la rápida deportación de los detenidos porque algunos países han cerrado sus fronteras o no están dispuestos a aceptar sistemáticamente a los repatriados. El ICE también dijo que la crisis de salud ha retrasado los procedimientos judiciales de inmigración de Estados Unidos y las revisiones de asilo.

La portavoz de ICE, Danielle Bennett, dijo que la agencia estaba “determinada a cumplir con las pautas de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos con respecto a los niveles de detención y minimizar la propagación del virus”.

Las determinaciones de quién es liberado se hacen caso por caso “como una cuestión de discreción, como una cuestión de control de la ley o por decisión de la corte”, dijo Bennett.

“MUY ATEMORIZANTE”

READ  Biden alcanza los 306 votos electorales tras ganar Georgia, Trump gana Carolina del Norte

La agencia podría hacer un mayor uso de su amplia discreción dejando a más detenidos en libertad condicional, bajo fianza o bajo su propia responsabilidad, han dicho varios abogados de inmigración, exfuncionarios de ICE y expertos. en salud pública que estén familiarizados con las prácticas de detención de ICE.

Algunas de estas fuentes dijeron que los migrantes podrían estar detenidos por más tiempo debido a la forma en que se financia el sistema de detención.

El Congreso examina las cifras promedio de arrestos del año anterior para decidir cuánto asignar a ICE y su empresa matriz, el Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. (DHS).

“Debido a las duras prácticas de la administración (de Donald) Trump en la frontera, el número total de detenidos en poder de ICE está muy por debajo de los niveles presupuestados”, dijo Kevin Landy, ex funcionario de ICE. “Esto lleva al DHS a limitar las liberaciones discrecionales de los detenidos y ralentizar los procedimientos de asilo, a fin de mantener detenidas a tantas personas como sea posible”.

En respuesta, el ICE dijo que 2020 fue un año excepcional debido a la pandemia y que el Congreso probablemente tomaría esto en cuenta al establecer los niveles de financiamiento para el próximo año.

En general, aproximadamente la mitad de los detenidos actualmente han sido condenados por delitos en los Estados Unidos y, a menudo, son detenidos después de cumplir penas de prisión o cárcel, según datos de ICE.

En 2019, las condenas más comunes fueron por beber y conducir, seguidas de delitos relacionados con drogas, delitos penales de inmigración, como cruzar repetidamente la frontera ilegalmente, y delitos de tráfico. como conducir sin licencia.

Aproximadamente un tercio de los detenidos ha cometido delitos de inmigración civil, como prolongar su estancia en el país. Estas personas son las que más tiempo permanecen detenidas, más de cinco meses en promedio en septiembre, según datos del ICE. Los otros detenidos han sido acusados ​​de delitos pero aún no han sido sentenciados.

Reuters habló con una amplia variedad de detenidos: hombres y mujeres de Burkina Faso, Malí, Sierra Leona, Sudán, Cuba y Venezuela, así como de México y Centroamérica.

Sandra Cervantes, de 26 años, cuyos padres la trajeron de México cuando tenía 6 meses, perdió la protección de acción diferida por la llegada de niños (DACA) luego de ser condenada por conducir en el estado. intoxicado causando lesiones. La residente de Los Ángeles dijo que recibió cinco años de libertad condicional.

READ  Instan a la OMS a apoyar la candidatura del contingente médico cubano al Premio Nobel de la Paz

En agosto de 2019, compareció ante un juez nuevamente después de faltar a una cita de libertad condicional en junio, según los registros judiciales. Los registros policiales muestran que ella dijo que fue violada y encarcelada sin motivo ese mes, lo que, según ella, le impidió asistir a su propio caso penal.

Fue liberada por el tribunal, pero ICE la detuvo el mismo día y desde entonces ha estado en el Centro de Detención de Adelanto cerca de Los Ángeles, luchando contra la deportación a un país donde vivió por última vez. cuando ella era un bebé. “Lamento mucho lo que pasó”, dijo sobre su infracción de manejo.

ICE dijo que Cervantes era un “extranjero criminal condenado, a quien el juez de inmigración ordenó deportar”.

Más de 100 reclusos de Adelanto han dado positivo por COVID-19 desde principios de septiembre, según datos de ICE. Al menos 16 reclusos han sido hospitalizados con síntomas relacionados con COVID desde entonces, pero la mayoría se ha recuperado y regresado al centro, dijo ICE. La agencia dijo que proporciona máscaras protectoras para el personal de Adelanto y los detenidos, desinfecta regularmente las áreas comunes y alterna entre comidas y recreación.

Pero a Cervantes le preocupa contraer el coronavirus en su habitación, donde se aloja con otras nueve mujeres. “Está un poco sucio aquí y estamos cerca unos de otros”, dijo.

Una excompañera de cuarto dijo que tenía las mismas preocupaciones. Los reclusos no infectados se trasladan a las mismas áreas comunes que los que están en cuarentena, dijo Silvia Ramírez, de 37 años, una ciudadana mexicana que dijo a Reuters que fue detenida después de cumplir una sentencia de prisión por conducir por tercera vez. veces en el estado. borracho.

“Usan el mismo microondas que nosotros, tocamos las mismas cosas, comen en las mismas mesas”, dijo Ramírez, quien vive en Estados Unidos desde los 5 años y lucha contra la deportación. “Da mucho miedo”.

Ramírez, quien sufre de hipertensión, por lo que tiene un mayor riesgo de enfermarse gravemente, fue liberada el viernes pasado luego de una orden de un juez federal en una demanda presentada en nombre de los reclusos de Adelanto. Allí estuvo seis meses.

(Informe de Mica Rosenberg en Nueva York, Kristina Cooke en Los Ángeles. Editado en español por Javier López de Lérida)

More from Hernando Capistran

Irene Montero rompe a llorar durante su discurso sobre violencia de género

Un discurso que terminó en lágrimas. El Ministro de Igualdad, Irene Montero,...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *