Los cubanos esperan que las relaciones con Estados Unidos cambien bajo Biden

Una nueva administración está ahora en la Casa Blanca, y muchos empresarios en Cuba esperan ver si el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aliviará o levantará las sanciones en la isla.

Biden aún no ha hecho un anuncio sobre su política cubana, pero muchos esperan que suceda muy pronto.

Hace unos años, el negocio iba bien en la tienda “Clandestina” que vende todo tipo de marcas vintage.

Idania del Río y su socia Leire Fernández, dueñas de la tienda, recuerdan los años de bonanza de 2015 y 2016 hacia el final de la administración Obama.

Fue un período que les dio a los cubanos un breve vistazo de cómo podría ser la vida sin las sanciones de Estados Unidos, impuestas por primera vez hace más de medio siglo.

Pero después de que el presidente Donald Trump impuso nuevas restricciones al comercio con la isla, así como el efecto de la pandemia de coronavirus, la tienda ahora tiene pocos clientes.

Los expertos estiman que las nuevas restricciones le han costado a Cuba $ 5.5 mil millones solo en el último año.

Como muchos cubanos, del Río – y su socia española Leire Fernández – están cruzando los dedos con la esperanza de que Biden cumpla su promesa de fortalecer los lazos comerciales.

Durante la época de Obama, muchos estadounidenses fueron a Cuba. Se han firmado acuerdos comerciales. Las restricciones se relajaron, permitiendo a las empresas privadas cubanas hacer negocios con empresas estadounidenses.

Reymel Delgado, quien dirige una productora de videos en La Habana, recuerda bien esos días.

A medida que las sanciones de Estados Unidos comenzaron a disminuir, Delgardo comenzó a recibir llamadas de Hollywood para ayudar a producir imágenes de películas basadas en Cuba en éxitos de taquilla como Fast & Furious 8 y Transformers: The Last Knight.

READ  Bono contra el hambre, más que un acto de caridad

Era la primera vez en 50 años que películas estadounidenses de esta magnitud se rodaban en Cuba con la ayuda de empresas privadas locales.

Luego vinieron cuatro años de renovada presión económica de Washington bajo la administración Trump.

Sin embargo, ahora es optimista que Biden seguirá los pasos de Barack Obama y trabajará para mejorar las relaciones.

No hay embajador y los servicios consulares son mínimos después de que Trump llamó a casa a la mayoría de los diplomáticos estadounidenses tras acusar a Cuba de ser responsable de fuertes ataques que afectaron su salud, un tema que permanece en el misterio ya que hasta ahora no hay evidencia de que el gobierno cubano fuera detrás de tal incidente.

Carlos Alzugaray, analista político cubano y ex embajador, subraya la importancia de la agenda diplomática en la isla.

“(Biden) debe tomar una decisión: nombrar embajador o no, abrirlo o no”, dijo, destacando la dificultad de los cubanos para tramitar visas en ausencia de una embajada.

“Hay una agenda pendiente que es sentarse y conversar con el gobierno cubano”, dijo Alzugaray.

(Descargo de responsabilidad: esta historia no fue editada por www.republicworld.com y se genera automáticamente a partir de un feed sindicado).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *