octubre 6, 2022

CubaComunica

Spanish News Today para obtener las últimas noticias, estilo de vida y información turística en inglés en España.

‘Es mi lengua materna’: la lucha por un quinto español cooficial | España

En el pequeño pueblo de Martimporra (población 16), enclavado entre las exuberantes colinas verdes y los valles típicos de Asturias, Orfelina Suárez, de 58 años, tiene una tienda de artículos para el hogar.

«Si solo me permitieran hablar español, tendría problemas con el vocabulario porque estoy acostumbrada a hablar asturiano», dice.

“Sin el asturiano, la vida por aquí sería imposible. No se trata de geografía, es más un terreno emocional. No puedes subestimar la importancia de un idioma que hablas y vives y sientes”.

Martimporra está en Bimenes, una comarca en la que el asturiano goza oficialmente de igualdad con el castellano desde 1998. Ahora el Gobierno regional propone extender esta paridad lingüística por toda Asturias.

Los separatistas vascos depusieron las armas hace más de 10 años y con el independentismo catalán actualmente perdiendo fuelle, parecía que España, un estado nación en riesgo de desmoronarse a lo largo de líneas regionales y lingüísticas, se había vuelto a unir. Pero la unidad nacional podría enfrentar su próximo desafío desde esta pequeña y principalmente rural región más conocida por sus productos lácteos, sidra y, hasta hace poco, por la minería del carbón.

En octubre, hasta 10.000 personas marcharon por Oviedo, la capital asturiana, para exigir una mejora del idioma de la región.

Cuántos del millón de habitantes de Asturias hablan asturiano diariamente es un punto discutible. Cualquier hablante de español lo encontraría fácil de entender.

Si bien tiene diferencias gramaticales, muchos verbos comunes son iguales o varían solo ligeramente: hacer (hacer o hacer) es cara en asturiano; hablar (hablar) es falar. Muchos sustantivos se diferencian solo por una letra: harina (harina) es harina en asturiano; gato (el gato es gatu.

Como lengua hablada, muchos argumentan que el asturiano es un poco más que un dialecto del español. Pero entonces, como otros pueden replicar, un idioma es simplemente un dialecto con un ejército y una armada.

READ  Fútbol español La Liga | Deportes

España ya reconoce cuatro idiomas cooficiales: catalán, euskera (vasco), gallego y aranés, cada uno de los cuales comparte el mismo estatus que el español en la región donde se habla. Si el asturiano se une a sus filas, las otras lenguas minoritarias de Aragón, Lein y Extremadura, así como las lenguas gitanas españolas Caló y Erromintxela, pueden exigir un trato similar en un Estado español ya fracturado por fallas lingüísticas.

Xosé Antón González es el presidente de la academia de lengua asturiana, que ha producido la forma estandarizada de asturiano que se implementará si el parlamento regional vota para hacerlo cooficial. Dice que el asturiano es una lengua por derecho propio.

Los activistas quieren que el asturiano sea reconocido como lengua cooficial. Fotografía: Alberto Brevers / Pacific Press / Rex / Shutterstock

“Somos realistas”, dice. “Nosotros no tenemos problema con el bilingüismo. Sabemos que el asturiano es una lengua pequeña que pertenece a una pequeña comunidad de un millón de personas y que el español seguirá siendo la principal forma de comunicación con el resto del mundo. Pero sin el tipo de protección que ofrece la constitución, no puede sobrevivir”.

Berta Piñán, la ministra de cultura asturiana, argumenta que hacer que el idioma sea cooficial simplemente afirma los derechos de los hablantes según la constitución. A partir de ahí, “Asturias podrá diseñar su propio modelo lingüístico basado en derechos y no en obligaciones”, afirma.

“Hacerlo cooficial es la única manera de garantizar nuestra libertad para expresarnos en asturiano”, dice Inaciu Galán, un activista de la lengua asturiana que ha compilado un diccionario asturiano-inglés.

Sin embargo, algunos asturianos temen que el idioma se convierta en un arma política, como es el caso del catalán, el euskera y, en menor medida, el gallego.

«Es muy triste la forma en que se ha politizado», dice lvaro Queipo, secretario general del Partido Popular Conservador de Asturias. «Ahora no hay debate, solo emoción y posturas, dividiendo a los asturianos en buenos, que quieren cooficializar la lengua, y malos, que no».

González argumenta que el idioma es un problema más fraccionario en España que en otras naciones europeas porque España pasó de la monarquía absoluta a 40 años de dictadura fascista con solo un breve interludio democrático. Se impuso una idea uniforme de nación sin ningún reconocimiento de diferencias regionales significativas. El otro tema es el nacionalismo.

“La razón por la que tenemos conflicto lingüístico en España es porque los nacionalistas son nacionalistas lingüísticos, como en Québec”, dice Mercè Vilarrubias, lingüista y defensora de la educación bilingüe.

El idioma, dice, es un medio para que las regiones afirmen que son diferentes del resto de España. Especula sobre lo que podría pasar si el Estado español diera prestigio a estas lenguas a nivel nacional, más allá de las zonas donde se hablan, que es lo que ha hecho Canadá con el francés.

En cambio, los otros idiomas cooficiales de España son invisibles fuera de sus regiones y se enfrentan a un nacionalismo español de una nación cada vez más ruidoso liderado por un neofascismo resurgente que no se vio al final de la dictadura en 1975. El partido de extrema derecha Vox, opuesta con vehemencia a las lenguas minoritarias, ha producido una campaña publicitaria que muestra al presidente asturiano besando a un activista lingüístico bajo el lema: «Te están intentando meter la lengua».

Un cartel publicitario en lengua antiasturiana del partido de extrema derecha Vox. Fotografía: Beatriz Montes / The Guardian

Por otro lado, dice Vilarrubias, una vez que un idioma se vuelve cooficial, los gobiernos nacionalistas pueden tratar de marginar al español y utilizar el idioma como una herramienta separatista.

Esto es lo que hay detrás de un feo Disputa en Canet de Mar, localidad costera al norte de Barcelona, ​​donde una familia denunció acoso y malos tratos por pretender que a su hijo de cinco años le enseñaran al menos una parte en español. Insistir en el derecho a ser educado en castellano además de catalán es visto por los nacionalistas como anticatalán, aunque más de 50% de los catalanes tienen el castellano como lengua materna, frente al 36% del catalán.

El resurgimiento del regionalismo lingüístico parece socavar el proceso a través del cual surgieron muchos de los estados-nación de Europa en el siglo XIX. La estandarización del idioma se utilizó como factor unificador, por ejemplo, en la creación del estado italiano en 1871.

En las últimas décadas, sin embargo, el lenguaje se ha utilizado como justificación para la separación, no para la unidad.

La Unión Europea fomenta la protección de las lenguas minoritarias -distintas de sus 24 lenguas oficiales (el irlandés recién pasó a ser oficial el 1 de enero)- siguiendo el convencimiento de que la diversidad lingüística es un bien social.

El Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, adoptado en 1992 por el organismo de derechos humanos del Consejo de Europa (que cuenta con 47 estados miembros), reconoce 60 lenguas minoritarias habladas por 50 millones de europeos, 10 millones de los cuales son hablantes de catalán. La carta no proporciona ninguna definición de lo que es un idioma o dialecto.

El escocés, que muchos ven como un dialecto, es reconocido por el Reino Unido en la carta, pero Italia no reconoce sus numerosos dialectos regionales como idiomas, aunque sí enumera 12 idiomas además del italiano, entre ellos el catalán, el albanés y el sardo.

“Dialectos [in Italy] no son una cuestión política como lo son las lenguas minoritarias en España”, dice Anna Cozzolino, una napolitana residente en Barcelona cuyo dialecto incluye palabras de origen español, catalán, francés y árabe.

“Sobreviven porque se hablan en casa y en la calle. Al crecer en una familia napolitana de clase media, el dialecto local se consideraba vulgar, pero ahora la gente se enorgullece de hablarlo”.

Los activistas del idioma asturiano quieren mantener vivo el idioma asegurándose de que se enseñe en las escuelas. Pero la principal motivación detrás del impulso para extender el estatus cooficial es elevar su perfil y uso en la vida pública.

Una señal de tráfico que muestra las versiones en español y asturiano
Una señal de tráfico de Gijón también muestra la ortografía asturiana, Xixón. Fotografía: Beatriz Montes / The Guardian

Incluso en Cataluña, donde un sistema de inmersión asegura que todo el mundo hable catalán con fluidez, estudios muestran que los jóvenes prefieren cada vez más hablar español. Esto se debe en parte a que Internet y las redes sociales han fortalecido aún más el español y el inglés, sin hacer nada para detener la percepción entre muchos jóvenes de que el catalán no está de moda.

La inmigración también es un factor. Acerca de 1.3 millones de los 7,5 millones de habitantes de Cataluña son inmigrantes con poca o ninguna participación en el discurso nacionalista. Alrededor de un tercio son hispanohablantes de América Latina, pero otros, como los marroquíes, tienden a hablar también en español, en parte porque los catalanes no les hablan en catalán, lo que refuerza la impresión entre muchos inmigrantes de que el catalán no es para ellos. .

En el País Vasco, donde las opciones educativas son 100% castellano, 100% euskera o una mezcla de ambos, alrededor 70% optan por el euskera, mientras que los inmigrantes son más propensos a elegir el español. Acerca de 750.000 del País Vasco 2,1 millones de habitantes hablan euskera, un aumento de 233.000 en 25 años lo que supone un logro extraordinario para una lengua que, a diferencia del gallego y el catalán, no forma parte de la familia de lenguas latinas.

«Se habla mucho de los derechos lingüísticos», dice Rafa Arenas, un asturiano que enseña derecho en la Universitat Autónoma de Barcelona. «La pregunta es, ¿un idioma tiene derecho a tener personas que lo hablen, o se trata de los derechos lingüísticos de las personas?»

'No tenemos motivaciones políticas': hablantes de asturiano Orfelina Suárez y su madre, María Carmen, en el pueblo de Martimporra.
‘No tenemos motivaciones políticas’: hablantes de asturiano Orfelina Suárez y su madre, María Carmen, en el pueblo de Martimporra. Fotografía: Beatriz Montes / The Guardian

González sostiene que, cuando se pierde una lengua minoritaria, también perdemos una forma de entender el mundo. “Esto conduce a la uniformidad que no creo que sea bueno para la humanidad. Es nuestro idioma y nuestra cultura y aún estamos a tiempo de salvarlo. Es mi lengua materna.”

Aníbal Martín, que hace campaña para que el castúo, que se habla en el norte de Extremadura, sea cooficializado, está de acuerdo. «Existe un consenso de que debemos conservar nuestro patrimonio material, un puente romano, por ejemplo, y el idioma es parte del patrimonio que llevas dentro de ti», dice. «Abandonar un idioma significa abandonar parte de lo que somos».

De vuelta en Martimporra, Orfelina Suárez está perpleja por todo el alboroto.

“No entiendo por qué querer preservar un idioma puede ser tan controvertido”, dice. “Que defiendamos el asturiano no significa que tengamos motivaciones políticas. Son los políticos los que politizan el lenguaje”.