Viva los artistas de Cuba

La dictadura más antigua de América Latina acaba de parpadear. El 28 de noviembre, luego de días de protestas de destacados artistas e intelectuales contra la detención de uno de los suyos, el gobierno cubano acordó otorgar mayor independencia a la comunidad cultural de la isla.

Marque uno por la libertad de pensamiento, el alma de la creatividad de esta comunidad y sus expresiones independientes, que hablan en voz alta a los cubanos atrapados bajo el régimen comunista.

Los dictadores rara vez toleran las protestas o el “diálogo” con la sociedad civil independiente. Pero en las últimas semanas, el régimen cubano se ha enfrentado a una manifestación de solidaridad sin precedentes entre un grupo de artistas y pensadores conocido como Movimiento San Isidro. El grupo ha experimentado un creciente acoso desde que un decreto de 2018 prohibió que los artistas operaran sin estar registrados en una institución estatal.

La chispa de las protestas fue la detención el 9 de noviembre del rapero Denis Solís, uno de los muchos artistas cuyo trabajo desafía la ideología del régimen o su pretensión de poder. Para evitar una escalada de protestas, los funcionarios acordaron permitir que los creadores independientes se reúnan libremente sin ser “acosados” o “criminalizados” por las fuerzas de seguridad, según Tania Bruguera, una reconocida artista cubana.

La tolerancia prometida refleja un reconocimiento a la cantidad de jóvenes artistas cubanos que están explotando Internet para buscar ideas y llegar a audiencias extranjeras. “Las autoridades pueden seguir hostigando, intimidando, arrestando y criminalizando a artistas y pensadores alternativos, pero no pueden mantener el espíritu en la cárcel”, dice la directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara Rosas.

Uno de los propósitos del arte, ya sea cine, danza, literatura o pintura, es ayudar a las personas a imaginar una realidad alternativa, quizás una verdad universal que une personas de diferentes puntos de vista. El arte “expresa sentimientos por otras personas que sienten lo mismo pero que pueden no saber cómo expresarlo”, dijo Bruguera al Financial Times. “Los regímenes autocráticos nos reprimen emocionalmente. El arte nos libera emocionalmente.

En cualquier país, las personas creativas se involucran con la sociedad para abrir nuevas posibilidades, expandir el pensamiento y trascender el miedo. Los líderes cubanos, que gozan de reconocimiento internacional por las ricas expresiones culturales del país, pueden haber comprendido la necesidad de la libertad artística. Si es así, Cuba es un paso más hacia la democracia.

More from Tiburcio Pasillas

¿Qué es la mutagénesis letal? La técnica genética para intentar debilitar al covid

terminarlo COVID-19 sigue siendo el gran obsesión de los científicos la mitad...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *