Víctor Paz, trompetista en auge que lideró la música latina y más allá, muere a los 89 años

Víctor “Vitín” Paz, considerado por muchos como el más grande trompetista de la era moderna, falleció el 3 de abril en su casa de Ciudad de Panamá, Panamá. Tenía 89 años.

Su muerte fue confirmada por su amigo cercano y estudiante Ronaldo Whittaker.

Conocido por su virtuosismo técnico, su timbre voluminoso y su sentido del tiempo inquietantemente preciso, Paz fue el trompetista principal más buscado de su tiempo. El recuento de sus fechas de grabación y presentaciones en vivo es de miles. Como Wynton Marsalis escrito en 2015: “Su tono es dorado, el ataque es impecable, la precisión y consistencia definitiva, y su ética e integridad inigualable”.

La trompeta principal de una big band o una orquesta sinfónica debe ser la más dotada técnicamente de sus compañeros trompetistas. Deben poder tocar en el registro superior del instrumento de manera constante durante largos períodos de tiempo, afinados y en el tiempo. “Un actor principal tiene que interpretar la música con el estilo adecuado”, dice el legendario trompetista Bobby Shew. “Comuníquese eficazmente con otros miembros de la sección y el grupo. Interpretar sistemáticamente la redacción y el estilo. Tener la fuerza para generar emoción a través del poder cuando sea necesario, y suficiente sensibilidad para tocar suavemente cuando sea necesario y ser un buen solista de jazz con una sensación natural para varios estilos de jazz.

Paz era conocido por su trabajo en la música latina, con leyendas como Tito Rodríguez, Eddie Palmieri, Celia Cruz, Tito Puente, Machito y Fania All-Stars. Pero también ha actuado con íconos del pop y el jazz como Frank Sinatra, Julio Iglesias, Sammy Davis, Jr., Lionel Hampton, Buddy Rich y Dizzy Gillespie, sin mencionar su trabajo principal en Broadway Pit y en el Show de Dick Cavett.

Ross Konikoff, quien ha trabajado junto a Paz en Broadway, con Liza Minnelli y en la Orquesta de Jazz Afrocubana Mario Bauzá, da testimonio de su herencia: “Es un jugador increíble y Nunca falta una nota ”, dijo. “¡Juro que nunca se perdió una nota que pueda recordar después de tocar la segunda trompeta para él durante más de 15 años seguidos!

El ministro de Cultura panameño, Carlos Aguilar, elogió el legado de Paz en un comunicado oficial. “Con su lamentable muerte, Panamá se despide de un ícono de la música de todos los tiempos y de un panameño que siempre ha puesto el nombre de su país en lo más alto, junto a los mejores y más completos artistas de todos los tiempos”.

Vitín Paz y Sus Amigos – Tres Palabras / Bésame Mucho Medley (en vivo en los estudios Piso 3)

Víctor Nicolás Paz Solanilla nació en la Ciudad de Panamá, Panamá, en el distrito de San Miguel, el 30 de agosto de 1932. Sus dos padres fueron sus primeras influencias musicales. Su padre, Víctor Nicanor Paz, tocaba la trompeta y era director musical de la orquesta municipal de bomberos local.

READ  Trump prohíbe a 30 artistas participar en la campaña de prevención del Covid-19: JLo, Johnny Depp y Billie Eilish entre ellos

Víctor comenzó a tomar lecciones con él a la edad de 9 años. Su madre, Silvia Solanilla de Paz, era maestra y también cantaba; su hermana, también llamada Silvia, eventualmente se convirtió en una cantante clásica consumada. A los 13 años, el joven Vitín debutó profesionalmente junto a su padre en el Cuerpo de Bomberos, donde permaneció allí hasta los 19 años. Al mismo tiempo, trabajó con su hermano (también llamado Víctor, de ahí el sobrenombre de “Vitín” para distinguirlos) en un grupo de baile llamado Los Hermanos Paz.

Por recomendación del compositor panameño Avelino Muñoz, Paz se convirtió en el trompetista principal de la Orquesta de Planta de Radiodifusora en Caracas, Venezuela. Esto le brindó una experiencia musical panorámica que cubrió todo, desde música popular y clásica hasta varios estilos caribeños y sudamericanos. La orquesta también ha acompañado a estrellas de la voz latinoamericana de Cuba, como Benny More, La Lupe y Roland Laserrie.

La cantante de jazz panameña Enid Lowe conoció a Paz en la big band del bajista Clarence Martin en la ciudad de Panamá en 1956. “Todos estaban asombrados con Víctor, era excepcional”, recuerda Lowe. “Nunca había escuchado a un trompetista principal tocar tan perfectamente en el registro alto. Todos sabían que estaba destinado a la grandeza.

En 1963, el famoso cantante neoyorquino Tito Rodríguez llegó a actuar en el Carnaval celebraciones en Caracas, donde escuchó a Paz actuar. Impresionado, animó al joven trompetista a venir a Nueva York y unirse a su recién formada big band. El trabajo no solo implicaría convertirse en el trompetista principal del grupo, sino también en su director musical.

La orquesta de Rodríguez formó parte del triunvirato conocido como “Los Tres Grandes”. Junto a las orquestas Machito y Tito Puente, eran considerados por los conocedores como la Santísima Trinidad de la música latina. Apasionado de la precisión, Rodríguez ha encontrado su alma gemela musical en Paz. “Cuando Vitín se unió a este grupo”, apunta el pianista y maestro de jazz de NEA Eddie Palmieri, “lo convirtió en algo que se convirtió en una fuerza de la naturaleza.

El Piragüero

El percusionista John “Dandy” Rodríguez, quien se convirtió en el bongó del grupo en 1964, recuerda: “Cada grupo tiene su propio carácter. Yo venía de la Orquesta de Tito Puente, donde él escribió la mayoría de los arreglos, y todo estaba basado en él… había mucho espacio para los solos, mucha emoción. En el grupo de Tito Rodríguez todo se basaba en su voz. Tenga en cuenta que también fue un gran percusionista por derecho propio. Pero todo el ánimo fue para acompañar su voz. Nunca antes había tocado en una banda con tanta dinámica. La orquesta tenía fama de ser súper compacta. Fue por Vitín. Fue muy disciplinado … hasta la ropa que usamos. Éramos el grupo mejor vestido de la escena. El mismo Tito vestía la ropa más fresca, incluso para los ensayos.

READ  ¿Qué le escribió Yoko Ono a John Lennon en la tarjeta el día que se conocieron?

En una entrevista en video de Castillo Salsa TV, Vitín recordó su entrada al mundo del jazz, primero con una big band liderada por el guitarrista Sal Salvador. “A partir de ahí comencé a trabajar en Copacabana”, dijo, “acompañando a todos, desde Sammy Davis, Jr., The Four Tops, Smokey Robinson, Dionne Warwick, Frank Sinatra, Ella Fitzgerald, Sarah Vaughn, Lionel Hampton, Dizzy …”

De 1969 a 1975, el famoso baterista, percusionista y director de orquesta Bobby Rosengarden se convirtió en el director musical de la Show de Dick Cavett en ABC. El programa fue opuesto a NBC Espectáculo de esta noche con Johnny Carson. Ambos programas tuvieron grandes grupos, con el Espectáculo de esta noche Orquesta dirigida por el trompetista principal Doc Severinsen. Rosengarden eligió a Vitín como trompetista principal. Los invitados musicales estuvieron presentes con frecuencia en ambos espectáculos, acompañados de ambas orquestas. Muchos espectadores, como el tuyo en realidad, iban y venían solo para ver los segmentos tocados por ambas bandas dirigirse a los comerciales, donde rugían con el jazz de big band más candente que puedas escuchar.

El horario de Paz se convirtió en uno de constante movimiento. Por la mañana, registraría una o dos citas. Por la tarde grabaría un episodio de Cavett, luego una sesión de banda sonora para cine o televisión, o una fecha de grabación para artistas tan variados como Dizzy Gillespie, Deodato o The Village People. Para entonces, también se había afianzado en la escena del espectáculo de Broadway, trabajando para espectáculos como Chicos y muñecos, Cabaret y Gatos para nombrar unos pocos. Pero a pesar de todo, nunca abandonó su amor por la vibrante escena musical latina de la ciudad.

“Vitín enviaba un metro a Broadway – donde ganaba alrededor de $ 150 por noche en ese momento, que era mucho dinero en ese entonces – para tocar con nosotros por $ 50 en algún lugar del Bronx”, recuerda Mario. Grillo, musical director y timbales de la Orquesta Machito. “Eso es lo mucho que amaba la música”.

Trabajos posteriores con leyendas como el pianista Eddie Palmieri y el padre del jazz afrocubano Mario Bauzá dieron como resultado grabaciones que se han vuelto icónicas. “Sentarse a su lado en una sección de trompeta siempre ha sido una clase magistral”, dice el trompetista Ray Vega, quien también trabajó en la orquesta de Bauzá. “Era un maestro zen. Fue duro conmigo cuando comencé a hacer sesiones con él. No había ninguna tontería cuando él estaba allí. Sus estándares eran extremadamente altos. Me hizo pasar el guante. Podrías llamarlo siendo verificado. Estoy agradecido de que se haya tomado el tiempo de educarme.

READ  Berlín nombra a los ganadores de la generación 2021

Jon Faddis, un destacado trompetista principal de pleno derecho, recuerda haber escuchado a Paz por primera vez en la Dizzy Gillespie Reunion Big Band en 1967. “Estoy agradecido de haber podido trabajar con él porque disparó mi abrigo y me mostró los diferentes las articulaciones solían tocar la trompeta en la música latina ”, dice Faddis. “Es totalmente diferente al jazz. Vitín también fue discípulo de Carmine Caruso, quien tenía un método único para desarrollar la resistencia, el volumen, el tiempo, la entonación en metales y cañas. Tu cuerpo se ha convertido en el instrumento. Víctor fue su mejor alumno y transmitió estas enseñanzas a la siguiente generación.

Un día, en una cita de jingle donde tocaba con el maestro Chico O’Farrill, la sección de trompetas era una fila de asesinos: Faddis, Lew Soloff, Marvin Stamm y Victor Paz. O’Farrill, quien escribió el jingle, dijo: “Caballeros, tenemos un acertijo. ¿Quién jugará el papel principal? Sin perder tiempo, Soloff, Stamm y Faddis hablaban como un coro griego: “Víctor”.

Paz ha vivido y trabajado en la ciudad de Nueva York durante más de 35 años. En 1999 decidió regresar a su país natal. Comenzó a enseñar en la Universidad de Panamá, dirigió su propia big band, recibió a estudiantes y ocasionalmente dio conciertos. Gracias al esfuerzo del pianista Danilo Pérez, se le dedicó el Festival de Jazz de Panamá 2011.

A título personal, tuve el privilegio de trabajar junto a Víctor como baterista de Mario Bauzá, en el estudio y de gira. El sarcasmo, el ingenio y la sabiduría de Vitín, siempre combinados con una verdad oculta, fueron tan virtuosos como su forma de tocar la trompeta. Cada músico que ha tenido el privilegio de trabajar con él tiene una “cita de Victor”. Cuando se le preguntó si cierto director de Broadway estaba haciendo un trabajo adecuado, Vitín simplemente respondió: “Bueno, lo está intentando”.

Y una vez, cuando cierto saxofonista llegó muy tarde a un ensayo con Mario Bauzá, toda la orquesta se quedó en silencio esperando a que estallara Mario. Este saxofonista se tomó su tiempo para sacar su instrumento, armarlo y finalmente sentarse. Con su acento panameño combinado con el drama del Conde Drácula, Víctor dijo con calma: “Recuerda, solo porque estés aquí no significa que estés aquí”.

A Paz le sobreviven sus hijas Elia Paz y Sadit Paz, y su hijo, Víctor “Lito” Paz Baraona, Jr. Innumerables estudiantes lo recordarán siempre: “El estudio y la verdad son la clave de la paz y la felicidad de la verdad”.

Un agradecimiento especial a Enid Lowe, Ronaldo Whittaker, Frank Anderson, Ben Lapidus y Mauricio Smith, Jr.

Written By
More from Fonsie Lindo

Steven Soderbergh tiene una misión: salvar los Oscar 2021

El cineasta producirá la ceremonia de los 93 Premios de la Academia...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *