Un congreso del pueblo y para el pueblo



La Havane, 2 avril – Le huitième Congrès du Parti communiste de Cuba (PCC), du 16 au 19 avril, marquera une étape importante dans l’histoire de Cuba, qui a dû faire face à des épreuves difficiles, notamment le terrorisme déchaîné aux Estados Unidos.

Este es el escenario intensificado que precedió al segundo congreso de la organización partidista (17 y 20 de diciembre de 1980), que tuvo lugar en el flamante centro de convenciones de esta capital, inaugurado un año antes para albergar la sexta cumbre. -países alineados.

Asistieron a la reunión representantes de 142 partidos comunistas y otros grupos internacionales revolucionarios y progresistas.

Hace cinco años se celebró el primer congreso del PCCh. Fue un período de cinco años en el que el país avanzó en muchos frentes a pesar de la hostilidad de Washington.

En octubre de 1976, terroristas que formaban parte del personal de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos derribaron un avión comercial cubano frente a la costa de Barbados, matando a los 73 pasajeros y tripulación.

Un mes antes del Segundo Congreso, Ronald Reagan asumió la presidencia de Estados Unidos en el preámbulo de nuevas agresiones contra Cuba.

Incluyó la persistencia de la guerra biológica por la que se introdujo la peste porcina en 1980 y el dengue hemorrágico en 1981, con un saldo de 158 muertes, incluidos los niños.

En los cinco años anteriores al cónclave se crearon órganos de poder popular en Cuba, se promulgó una nueva Constitución de la República y se reorganizó la administración central del Estado, conformada por el Consejo de Ministros, su Comité Ejecutivo y 35 órganos centrales.

Al mismo tiempo, se reorganizó el territorio del país con la constitución de 14 provincias y el municipio especial de Isla de la Juventud.

En la presentación del informe central de este congreso, el primer secretario de la organización, Fidel Castro, señaló los avances de
industrialización, uno de los principales acuerdos de la anterior cita.

También reconoció el aumento de las exportaciones, pero también las dificultades económicas en un escenario de crisis internacional.

Durante las sesiones se analizó la situación económica y aspectos relacionados con las perspectivas hasta el año 2000.

En este sentido, los delegados analizaron la consolidación y mejora del sistema de gestión y planificación de la economía, la orientación de las inversiones básicas y la distribución territorial de las fuerzas productivas.

Además, el desarrollo de la ciencia y la tecnología; protección del medio ambiente y los recursos naturales; desarrollo agrícola, construcción, transporte y comunicaciones; así como el desarrollo de la educación, la cultura y la salud pública, entre otros
Problemas específicos del país.

Para el primer secretario del PCCh, el aspecto más revolucionario de este congreso fue la estructura del comité central electo, con una fuerte inyección de líderes obreros, mujeres y combatientes internacionalistas.

Destacó la presencia de los líderes de los grupos de masas, básicamente nuestra organización de trabajadores y nuestra organización de mujeres, incluyendo también a los representantes de nuestra organización campesina y nuestra organización más grande: los comités de defensa de la revolución.

El Segundo Congreso del PCCh finalizó con un acto masivo en la Plaza de la Revolución José Martí de La Habana.

En esta ocasión, Fidel Castro subrayó el vínculo sólido, profundo e indestructible de nuestro Partido con las masas. Esto confirma – dijo – la gran verdad de que el Partido es el Partido de nuestro pueblo y que nuestro Partido existe para el pueblo y para el pueblo. (Texto y foto: PL)

READ  La apuesta de Bosch por promover el emprendimiento en su centro de innovación
More from Tiburcio Pasillas

Temas de debate entre Donald Trump y Joe Biden

90 minutos dar por mucho, más en uno reunión de alta tensión...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *