Raúl Castro se retira como líder del Partido Comunista, poniendo fin a una era para Cuba

Raúl Castro debe renunciar a su cargo de secretario general del Partido Comunista de Cuba en el congreso del partido que se inauguró el viernes. Se espera que sea reemplazado por Miguel Díaz-Canel, quien asumió la presidencia de Cuba en 2018. Esta decisión marca una nueva etapa en la transición del poder de la familia Castro a una nueva generación de líderes nacidos después de la revolución de 1959.

Raúl Castro dijo en 2016 que dimitiría como secretario general del partido en el octavo congreso del partido, que comienza el viernes. La retirada completará la decisión de ceder el control a una joven generación de revolucionarios liderados por Miguel Díaz-Canel, quien sucedió a Castro como presidente en 2018.

Muchos cubanos están preocupados por el cambio después de ver sus asuntos cotidianos guiados durante más de seis décadas por un Castro, y la esperada salida de Raúl Castro del escenario político no podría llegar en un momento más difícil.

La pandemia del coronavirus, las dolorosas reformas financieras y las restricciones impuestas por la administración Trump han provocado nuevamente colas de alimentos y escaseces que recuerdan el “período especial” que siguió al colapso de la Unión Soviética en la década de 1990.

Pero, a diferencia de las crisis pasadas que han unido a los cubanos, la preocupación está creciendo, alimentada por la expansión de Internet y las crecientes desigualdades que han puesto de manifiesto las fallas del sistema socialista.

‘Leyes inexorables de la vida’

En el anterior congreso del Partido Comunista en 2016, Castro anunció que debido a las “leyes inexorables de la vida”, dimitiría como primer secretario general del Partido Comunista en 2021 y entregaría el poder a Díaz-Canel. También se espera que el diputado de Castro, José Ramón Machado, de 90 años, renuncie en el mitin.

READ  El reinicio encantado le da al actor trans Mareya Salazar un nuevo papel mágico

Esto potencialmente dejaría al Politburó de 17 miembros por primera vez sin veteranos de la guerra de guerrillas insurgentes, o lo que muchos cubanos llaman cariñosamente la “generación histórica”.

En enero, Díaz-Canel finalmente lanzó un plan aprobado hace dos congresos para unificar el sistema de doble moneda de la isla, lo que generó temores de inflación. Después de que la economía se contrajera un 11% el año pasado, Díaz-Canel también abrió las puertas a una gama más amplia de negocios privados que habían sido erradicados por la planificación estatal, lo que permitió a los cubanos operar legalmente casi todos los negocios independientes desde sus hogares.

Salarios magros

Pero las autoridades aún tienen que abordar una reforma de las empresas estatales y las infladas agencias gubernamentales de las que depende la gran mayoría de los cubanos para sus magros salarios y medios de vida.

Es probable que cualquier cambio en Cuba sea lento. La palabra ‘continuidad’ garabateada en rojo se repite una y otra vez en un cartel gigante erigido en la Plaza de la Revolución donde Fidel Castro, en su apogeo en las décadas de 1960 y 1970, hipnotizaba a los cubanos con sus arengas antiimperialistas.

Pero al menos algunos en la isla están luchando por un cambio más drástico. Cientos de artistas, algunos de ellos envueltos en la bandera cubana, han liderado protestas antigubernamentales en los últimos meses.

Los principales líderes intentaron difamar a los manifestantes, acusándolos de ser pagados por exiliados en Miami. Pero el movimiento ha cobrado impulso gracias a la llegada del servicio de Internet móvil hace dos años que facilitó la organización de los disidentes.

READ  Resumen de la final de DAMWON Gaming vs Suning Worlds 2020

‘Imperio del Norte’

Como siempre en la historia de Cuba, el comodín es “el Imperio del Norte”, como los comunistas fieles se refieren a Estados Unidos. El congreso de este año, como los dos anteriores, coincide con el aniversario de la invasión de 1961 por exiliados cubanos financiados por la CIA en Bahía de Cochinos.

El presidente Joe Biden hizo campaña con la promesa de reactivar parcialmente la apertura de la administración Obama que vio a Estados Unidos izar la bandera estadounidense en su embajada en La Habana, cerrada durante mucho tiempo, suavizando las muchas décadas de embargo comercial y fortaleciendo los vínculos aéreos entre los dos países.

La mayoría de estas políticas fueron revocadas por la administración Trump, que en el último minuto incluso declaró a Cuba como un estado patrocinador del terrorismo, aunque La Habana ayudó a negociar un acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y los rebeldes de izquierda.

More from Abelardo Orozco

El Palazzo de Classical nombrado Entrenador Nacional de Atletismo del Año 2020

Miércoles, 27 de enero de 2021 Equipo deportivo GoLocalProv Ver más grande...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *