¿Qué sabe la ciencia y qué no sabe después de 7 meses?

Más que siete meses ddesde los primeros casos de infección por coronavirus SARS-CoV-2 y desde que su secuenciación genética fue publicada por científicos chinos. Se ha aprendido mucho en este momento, pero la ciencia aún no ha respondido las preguntas clave.

Y es que se trata de un virus nuevo, para el que no existe inmunidad previa en la población, lo que transmitido por gotitas y contacto y cuya enfermedad tiene un período de pocos días en el que la persona afectada puede ser presintomática o sintomática, pero siempre susceptible de transmisión, y en la que también hay contagio asintomático.

“Es simplemente la peor pesadilla para un epidemiólogo que intenta controlar una epidemia”, resume a Efe Ignacio López-Goñi, catedrático de microbiología de la Universidad de Navarra, en la región española del mismo nombre, en el norte del país.

Saber quién eres, uno de los primeros hitos

La tecnología de punta y la colaboración científica internacional nos permitieron descubrir “el identidad “del virus Inmediatamente: los primeros casos de SIDA se describieron en 1980, pero se necesitaron años para descubrir el agente causante, el VIH. Ahora, en solo cuestión de días, se descubrió que detrás de los primeros casos de covid-19 en Wuhan estaba el coronavirus SARS-CoV-2.

La obtención de su genoma completo -las muestras aún se están secuenciando- permitió investigar su origen, sus ancestros (es muy similar a otros virus aislados de murciélagos), su evolución o su relación con otros coronavirus, e implementar sistemas de detección molecular como pruebas. PCR, ahora conocido por todos.

Nosotros recomendamos: Covid-19: así es como Nueva York suavizó la curva de contagio

Pero también fue útil saber cómo llega a nuestras células, usando la proteína Spike (la clave) que se une a otro humano llamado ACE2 (la cerradura) y también usando proteasas celulares (furina y TMPRSS2). Estas proteasas y el receptor ACE2 se encuentran en una gran cantidad de tejidos humanos, lo que hace que la el virus puede infectar diferentes células.

Esta información ha sido fundamental para proponer posibles tratamientos e investigaciones de vacunas, en las que trabajan decenas de grupos de investigación en todo el mundo. Aunque todavía no hay uno definitivo, los procesos se han acelerado y hay varios prototipos en ensayos clínicos de fase III, el último.

READ  Estudio descarta reinfección en el caso de Guayaquil, pero plantea dudas sobre la persistencia del SARS-CoV-2

Para las vacunas, es positivo que el coronavirus no mute muy rápidamente; Se basan en la secuenciación de SARS-CoV-2 y un cambio importante en esta línea puede afectar su eficacia.

Sin embargo, algunos se han identificado mutación que puede afectar la infección. Se ha observado una mayor presencia de aislados de coronavirus portadores de la mutación D614G, y estudios en cultivos celulares muestran que la nueva cepa con esta mutación infecta de manera más eficiente que la original y provoca una mayor carga viral en el tracto respiratorio.

Esto sugiere, según López-Goñi, que la variante mutante puede ser más infecciosa, pero eso no significa que sea más virulenta: la mutación no se asocia con un aumento en la severidad del covid-19.

Ambientes cada vez menos peligrosos

La ciencia también ha logrado refinar la dinámica de transmisión: a menos de dos metros, por contacto, al toser, estornudar o hablar en voz alta.

Aún no se sabe cuánto virus se necesita para una infección, pero siempre es peor en interiores, con muchas personas, con personas en contacto cercano y durante mucho tiempo. Se sabe que existen personas y eventos “super contagiosos” y también que las mascarillas, la higiene frecuente de manos y el alejamiento social son parte del “ABC” de la protección.

En particular, el infección por aerosol -las gotitas más pequeñas, menos de 5 micrones- ha generado controversia y sigue generando debate científico.

Por ejemplo, la distancia y la duración de las caídas no están claras. Recientemente, una investigación preliminar -sin revisión por otros expertos- de la Universidad de Florida encontró virus “viables” en el aire de una habitación de hospital a casi cinco metros del paciente, muy por encima de las recomendaciones para una distancia social de dos metros.

Hay científicos que argumentan que ya existe evidencia suficiente de transmisión aérea (aerosoles) y otros que señalan que la detección del virus en aerosoles no significa que este mecanismo sea el principal responsable de la propagación de la infección, recuerda a Efe José Ramón Paño, del Servicio de Enfermedades. Enfermedades infecciosas en el Hospital das Clínicas de la provincia española de Zaragoza, uno de los más afectados por los brotes de este verano.

READ  NASA: Cómo funciona la nave espacial que limpiará los desechos espaciales

¿Existe inmunidad?

Una de las incógnitas que la ciencia todavía investiga es por qué muchos las personas infectadas no tienen síntomas (Hay estudios que los sitúan en el 20%). Se ha sugerido que por el desarrollo de una respuesta inmune rápida, por inmunidad previa por reacción cruzada con otros coronavirus, por factores genéticos o porque la carga viral es muy baja en el momento de la infección.

En los niños, se señaló que pueden tener un sistema inmunológico inmaduro que no desarrolla esa tormenta de citoquinas (moléculas) que hace que el sistema inmunológico se descontrole y que parece ser uno de los factores que agrava la enfermedad, o que la frecuencia de los estímulos Las pruebas inmunológicas que reciben las vacunas infantiles tienen un cierto papel protector inespecífico frente al coronavirus, pero aún no está claro, según López-Goñi.

Ni es el reinfección y cuánto dura la inmunidad. Después de monitorear a 349 pacientes sintomáticos, los científicos chinos encontraron que el 70% mantiene anticuerpos neutralizantes durante al menos seis meses, y otro estudio preliminar de un brote de vasos sugirió que estos anticuerpos podrían prevenir nuevas infecciones.

Respecto a las personas sanas, varios estudios han apuntado que algunas pueden tener células inmunes capaces de reconocer el SARS-CoV-2 y la razón se puede encontrar en infecciones previas con otros coronavirus, como el resfriado común, aunque aún no se ha encontrado esta posible reactividad cruzada. ha sido estudiado en profundidad.

Covid-19 afecta principalmente a los pulmones, pero en casos graves, la el daño puede extenderse al corazón, hígado, riñones y partes del sistema neurológico, pero aún no se conoce su duración.

READ  Aparecen agujeros misteriosos en la tundra siberiana - CNN

José Ramón Paño afirma que aún es pronto para hablar de secuelas, entendidas como consecuencia definitiva o de largo plazo; no ha pasado suficiente tiempo desde el momento de la infección inicial.

En esta perspectiva, lo que más preocupa son las secuelas respiratorias en relación a una posible evolución a fibrosis pulmonar en algunos pacientes, dice este especialista, para quien también es notable la variabilidad en la recuperación.

“Hay personas que recuperan la normalidad en pocos días, pero hay otras cuyos síntomas persisten en lo que algunos llaman ‘codicia prolongada’: fatiga, debilidad marcada, dolor muscular u osteoarticular, dolor de cabeza o dificultad para concentrarse”.

Estos síntomas suelen tener poca correlación objetiva, pero no menos importantes si alteran la calidad de vida del paciente; “Afortunadamente, la gran mayoría, más o menos lentamente, tienden a resolver sus síntomas”.

“Nuestra prioridad era y sigue siendo que los más graves sobrevivan al ataque inicial de la enfermedad, pero hay que prestar más atención (investigación) a las consecuencias a medio y largo plazo”, concluye este médico de la Clínica de Zaragoza.

Transparencia y veracidad, temas pendientes

El control de brotes es ahora un dolor de cabeza para las autoridades y los profesionales de la salud. Para detenerlos, además de respetar las reglas y dotar a las ciudades de rastreadores, es necesario desarrollar autodiagnóstico rápido, sencillo y económico que no requieren extracción de sangre y se pueden realizar en casa.

Aunque la sensibilidad es menor que con la PCR, pueden ser útiles para el cribado poblacional, dice López-Goñi, quien garantiza que la tecnología está desarrollada, solo impleméntela.

Tienes que tener datos fiables, coordinados y rápidos; para el investigador de la Universidad de Navarra es “sorprendente” que todavía no sea posible. Sin datos – dice – es muy difícil gobernar una pandemia.

Sotavento: Bill Gates advierte sobre la malaria y ‘el animal más mortífero del mundo’

More from Tiburcio Pasillas

El Dr. José Rubiera es dado de alta en la Habana

| 09/12/2020 – 14h35 (GMT-4) El doctor Jose rubiera Fue dado de...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *