Operación Carlota: 45 años después del inicio de una heroica misión internacionalista. (Yo separo)

Operación Carlota: 45 años después del inicio de una heroica misión internacionalista. (Yo separo)
Foto: Razones para Cuba

Por Cor. (r) Tomás Gutiérrez González

En agosto de 1975, hace ya 45 años, comenzó a materializarse la ayuda internacionalista de Cuba al hermano pueblo de Angola, en un plan que se conoció como Operación Carlota. Este nombre fue adoptado en homenaje a la extraordinaria mujer conocida como La Negra Carlota, quien el 5 de noviembre de 1843 encabezó el primer gran levantamiento esclavista contra la colonia española en la región de Triunvirato, provincia de Matanzas, por lo que en represalia, sus torturadores la desmembraron a salvo.

Agostinho Neto, secretario general del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), primera organización en emprender la lucha armada en ese país contra la colonia portuguesa, que contaba con una amplia base popular y un programa político y económico revolucionario, había expresado tres meses antes su interés por recibir asistencia militar de Cuba dada la insuficiente preparación de las Fuerzas Armadas Populares para la Liberación de Angola (FAPLA) y las poderosas fuerzas contrarrevolucionarias que tuvo que enfrentar.

Había un historial de contactos entre la Revolución Cubana y el MPLA desde agosto de 1965, mientras que el comandante Ernesto Che Guevara estaba involucrado en la guerrilla congoleña y oficiales cubanos que se habían trasladado a Brazaville impartían entrenamiento militar a las guerrillas de las FAPLA. .

Diez años después, la acción solidaria de Cuba con Angola no se hizo esperar y poco después de la solicitud de Neto, el primer comandante Raúl Díaz Argüelles se dirigió a Luanda al frente de una delegación para aclarar. el contenido de esta nueva ayuda, que fue aprobada por nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, en los primeros días de agosto.

En general, la idea era instalar cuatro escuelas en territorio angoleño, denominadas Centros de Instrucción Revolucionaria (CIR), en las que los instructores cubanos entrenarían a varios miles de jóvenes reclutas, en composición de batallones de infantería y baterías y baterías. de morteros. ametralladoras antiaéreas, que constituirían el futuro ejército nacional.

READ  Isaías esperaba tocar tierra como huracán

De esta manera, las tropas guerrilleras del MPLA aumentarían su preparación para el combate y estarían en mejores condiciones para hacer frente a las amenazas de invasión de su territorio por parte de los ejércitos regulares del dictador zairense Mobuto Sesse Seko y el gobierno sudafricano, aliado con el fortalezas. contrarrevolucionarios que integraron la UNITA (Unión Nacional para la Independencia Total de Angola) y el FNLA (Frente de Liberación Nacional de Angola), dirigidos respectivamente por Jonas Savimbi y Holden Roberto, decididos a velar por que prevalezcan sus intereses neocolonial y racista y para evitar que el pueblo angoleño representado en el MPLA llegue al poder el 11 de noviembre, fecha fijada para proclamar la independencia de este país.

De acuerdo con la decisión adoptada, el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Minfar) preparó las condiciones para enviar los instructores necesarios en un corto período de tiempo, y durante parte de agosto y los primeros días de septiembre, el contingente internacionalista que Un total de 480 combatientes, bajo el mando de una dirección compuesta por los primeros comandantes, Raúl Díaz Argüelles, jefe, Carlos Fernández Gondín, segundo jefe, y los comandantes Víctor Schueg Colás, jefe del Estado Mayor, y Armando Saucedo Yero , instructor político de la misión militar cubana en Angola. (MMCA).

Los jefes y algunos oficiales de la sede y la dirección de las cuatro escuelas se trasladaron, primero y principalmente, en la primera quincena de septiembre, principalmente en avión hasta Lisboa y de allí continuaron por el mismo camino hasta Luanda, con el objetivo de crear las condiciones para recibir a la mayoría de los miembros de la misión.

Poco tiempo después, durante la segunda mitad del mismo mes, se concluyó para ellos la adecuación de los buques mercantes cubanos “Vietnam Heroico”, “Isla Coral” y “La Plata”, transportando el resto del personal y naves. en territorio angoleño. medios de guerra y seguro correspondiente.

READ  Bruce Pearl cree que Jared Harper puede ser una ganga para los Knicks

Fidel se mantuvo constantemente al tanto de los acontecimientos y hasta de los detalles más pequeños de la situación en Angola y en los países vecinos y especialmente de los preparativos que realizaba Minfar para llevar a cabo esta misión.

Había sido su costumbre, desde la época de la Sierra Maestra, trasmitir personalmente la guía y reunirse con los combatientes que marchaban para realizar misiones en territorios alejados de la Comandancia General de La Plata, y así lo hizo en esta época. ocasión, con el personal del barco listo para partir.

El 15 de septiembre, hacia las diez de la noche, en compañía del Ministro de las FAR, General de Ejército Raúl Castro Ruz, nuestro comandante en jefe realizó una de estas visitas al buque Vietnam Heroico, amarrado en los muelles de Casablanca. El hecho de haber sido designado desde el inicio de esta operación para formar parte de uno de los grupos de trabajo creados por Minfar, me permitió asistir a este momento histórico ya otros.

A su llegada, Fidel indicó que reuniría al capitán y demás oficiales de la nave y a los comandantes militares que marcharon al frente del contingente internacionalista. En mi memoria queda el recuerdo de que se eligió un gran salón del barco y allí, después de saludarlos, se dirigió a los presentes. Preguntó por los detalles de la organización y seguro del viaje y se refirió a la solicitud de ayuda de Neto, la decisión del gobierno revolucionario de ayudarlos en estos momentos críticos y la situación general en Angola.

Insistió en la forma de actuar al llegar a territorio angoleño y descargar cuanto antes las fuerzas y medios de combate que dirigían. En caso de que las autoridades portuguesas indaguen sobre su presencia allí, insistió en que comuniquen que han implementado una decisión del gobierno de la República de Cuba de brindar asistencia al Movimiento para la Liberación de Cuba. Angola.

READ  Rangers, isleños acercándose a nombrar a sus porteros iniciales

Sabemos que durante las actividades para celebrar el 26 de julio en La Habana, en presencia del coronel Otelo Saraiva de Carvalho, uno de los líderes de la llamada “Revolución de los Claveles” de abril de 1974 en Portugal, Fidel le preguntó negociar la autorización de su gobierno para enviar recursos a Angola, lo que ha prometido lograr aunque aún está pendiente una respuesta.

Durante estos días, nuestro Comandante en Jefe también hizo gestiones con el Presidente N´Guabi de la República Popular del Congo, para facilitar el paso por el puerto de Punta Negra de las ayudas que serían enviadas a las fuerzas del MPLA que estaban en el Enclave de Cabinda.

A la medianoche, una vez terminada la reunión, Fidel se dirige a las cabañas donde descansa el resto del personal. Al pasar, abrió las puertas de la cabaña y los combatientes, aún medio dormidos, saltaron de las literas y tomaron una postura firme, mientras Fidel les deseaba buenas noches y comenzaba la conversación de manera familiar. En un momento de diálogo, cuando valoró las buenas condiciones en las que iban a realizar el viaje, les expresó: “Están más a gusto que en Granma”.

Poco después partieron los tres barcos y tras cruzar el inmenso Atlántico llegaron en los primeros días de octubre y sin ningún inconveniente lograron descargar su importante cargamento en Puerto Amboim, en el sur de Angola. y en el puerto congoleño de Punta Negra.

Para el 20 de octubre, los cuatro CIR estaban en puntos designados, listos para comenzar a capacitar a sus estudiantes. La fecha prevista para la salida de este territorio hasta que se acercara el último ejército lusitano y se proclamara la independencia de la República Popular de Angola, aspiración suprema no solo de los miembros del MPLA, los combatientes de las FAPLA y del pueblo angoleño, sino también los combatientes internacionalistas cubanos que los acompañaron.

Organización básica UNHIC, general de división, Manuel Fernández Crespo. Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado.

Written By
More from Tomás Pecina

Nets con la esperanza de mejorar el movimiento de la pelota en el Juego 2 contra Raptors

Como dijo una vez el gran Brooklynite Mike Tyson: “Todo el mundo...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *