Nkame en el Museo de Arte Jordan Schnitzer, un fascinante viaje a través de la dramática iconografía de Belkis Ayón

Matthew Denis

| Guardia de registro

Grabador cubano Belkis Ayón era una mujer cuyo trabajo destruyó una sociedad secreta exclusivamente masculina, un ateo cuyo arte definía la iconografía de una tradición religiosa. Y Ayón estaba en el apogeo de su destreza artística cuando se suicidó por razones desconocidas.

“Nkame: una retrospectiva del grabador cubano Belkis Ayón”, ahora en exhibición en el Museo de Arte Jordan Schnitzer, no revela, sin embargo, un cuerpo singular de contradicciones en blanco y negro. En cambio, sus visiones de tamaño natural envuelven a los espectadores en infinitos tonos de gris que definen una dimensión mítica universal.

La JSMA presenta 48 grabados de Ayón así como un trabajo audiovisual que engloba la extraordinaria producción gráfica del artista desde 1986 hasta su muerte en 1999. Su tema: la historia fundacional de la Sociedad Secreta Abakuá, una secta fraternal afro-cubana.

‘Nkame: una retrospectiva del grabador cubano Belkis Ayón’

Qué: Exposición personal dedicada al difunto grabador cubano Belkis Ayón (1967-1999). Ayón ha producido una colección de obras icónicas y extraordinarias en el corazón de la historia del grabado contemporáneo en Cuba y en el extranjero durante su carrera.

Cuando: Exponer desde ahora hasta mayo

O: Museo de Arte Jordan Schnitzer, 1430 Johnson Lane, Universidad de Oregon Visite en línea en jsma.uoregon.edu.

“Es una exhibición poderosa”, dijo Cheryl Hartup, curadora asociada de arte latinoamericano y programas académicos de JSMA. “Tenemos mucha suerte de tener esta exposición en el Schnitzer”.

La exposición, curada por Cristina Vives y curada por Belkis Ayón Estate en La Habana, fue nombrada una de las 10 mejores exposiciones del mundo por la revista ARTNews cuando se estrenó en Estados Unidos en 2016 y nuevamente en 2017, según la JSMA. Después de la retrospectiva de Ayón en mayo, hay planes para colgarla en el Museo Centro Nacional de Arte Reina Sofía en noviembre, uno de los museos de arte más grandes del mundo en Madrid.

READ  `` Me dieron cadenas falsas en el set, pero les pedí cadenas de verdad ''

Desde 1985 hasta su muerte, Ayón produjo una iconografía visual única y poderosa de la sociedad secreta Abakuá con figuras sombreadas y sin boca representadas en impresiones colagráficas. Reunida en las ciudades portuarias del oeste de Cuba a principios del siglo XIX, esta hermandad se ha convertido en un núcleo protector y resistente para sus miembros: africanos esclavizados de la región de Cross River en el sureste de Nigeria.

El mito fundador de Abakuá comienza con Sikán, una princesa que inadvertidamente atrapa un pez sacando agua del río. Al mirar dentro de su urna al invitado inesperado, un fuelle se escapó, revelando la voz mística de Abakuá. Debido a que a las mujeres no se les permitía este conocimiento sagrado, el adivino del pueblo le juró a Sikán que lo mantendría en secreto. Cuando Sikán le reveló este secreto a su prometido, estaba condenada.

“Sikán muere cuando un pez le revela este conocimiento sagrado”, dijo Hartup. “Pero en la obra de Ayón, Sikán sigue vivo”.

En “La Familia” (1991), un Sikán negro se sienta en un trono escalado, Abakuá como un pez en su vientre. Detrás de Sikán hay una figura blanca, que representa a Jesús, según Hartup.

“Ella era cubana, por lo que las creencias cristianas católicas se abrieron camino en su trabajo”, dijo Hartup.

“La Familia” es un collagraph en seis piezas, seis hojas impresas que forman figuras formidables. Ayón sigue siendo considerado para este método de firma, un proceso de impresión manual donde los materiales pegados se adhieren a un troquel de cartón y pasan por una prensa. Los espectadores del espectáculo virtual JSMA pueden ver a Ayón en video, guiando a los espectadores a través de la operación de impresión de collage.

READ  predicciones para la salud, el amor y el dinero

“No solo era una estudiante en el oficio, también era maestra. Ayón creía en transmitir su trabajo ”, dijo Hartup.

Al adjuntar varias hojas impresas, el artista ha producido obras a gran escala en una paleta deliberadamente austera que aporta dramatismo a su obra. El hecho de que las fascinantes figuras de tamaño natural de Ayón tengan pocas características les confiere una esencia de otro mundo, una ideación mística platónica.

“Sus negros y blancos son una combinación muy poderosa que representa el drama existencial de su trabajo”, dijo Hartup.

Ayón siguió la historia y mitología de Abakuá desde 1985, cuando aún era estudiante de secundaria en la Academia de Bellas Artes San Alejandro de La Habana. Hartup dijo que este trabajo maduró a partir de 1990 cuando la disolución de la Unión Soviética llevó a la terminación de su Consejo de Asistencia Económica Mutua en Cuba.

“Ha habido grandes trastornos en la sociedad”, dijo Hartup. “No había comida ni gasolina en la tierra. El arte, sin embargo, funcionaba muy bien y estos artistas eran vistos en todo el mundo”.

Ayón y su obra han visitado los cinco continentes en poco tiempo. Esto incluye el “Pa ‘que me quieras por siempre”, un enorme collage de 18 partes. Este enorme grabado, el mayor de la cantera de Ayón, mostrado en el siglo XVI Venecia Bieannale” en Italia.

Hacia el final de su vida, Ayón dirigió la mirada del artista hacia imágenes más autorreferenciales con “Desasosiego (Agitación)” (1997-1999). Aunque los títulos ligeros de estos grabados aluden a canciones populares colombianas y están dedicados a la colombiana amante del artista musical Ayón, su intensidad rodeada de negro indica una lucha interior. Seres extraños negros, grises y beige retratan escenas de burbujeante vacío como la tinta.

READ  La peligrosa vida de los surfistas cubanos que luchan por la libertad

“Ella se convierte en un recipiente para lo divino, y el velo del rostro de Cristo cubre el de ella”, dijo Hartup. “Es como mirar a Belkis y después de un tiempo se convierte en Sikán”.

“Ayón fue una artista de increíble poder y originalidad y nos sentimos honrados de ver su exhibición”, dijo el director ejecutivo de JSMA, John Weber.

Aunque la retrospectiva está programada hasta mayo, Weber se complace en anunciar que el museo está trabajando para extender la transmisión de la muestra hasta el verano para permitir que los visitantes la vean en persona.

Mientras tanto, el público puede disfrutar de un recorrido virtual por la obra de Ayón en jsma.uoregon.edu.

Sigue a Matt en Instagram @ CAFE_541. ¿Preguntas o comentarios? Envíale un correo electrónico [email protected]. ¿Quieres más historias como esta? Suscríbase para obtener acceso ilimitado y apoyar el periodismo local.

Written By
More from Fonsie Lindo

Murales de Chicago: favoritos de Daruis Dennis, Dredske y otros artistas

Este último año ha sido muy bueno para el arte público en...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *