Las demandas por contraer coronavirus en el trabajo podrían ser astronómicas en Estados Unidos

28 de septiembre (Reuters) – Las empresas estadounidenses afectadas por los brotes de COVID-19 se enfrentan a una amenaza legal emergente: demandas de los trabajadores que llevaron el coronavirus a casa y sus familias, una posibilidad que según una empresa análisis de riesgo, podría costar a las empresas mil millones de dólares.

La hija de Illinois, Esperanza Ugalde, presentó una denuncia por homicidio culposo en agosto, la primera de su tipo según los abogados, alegando que su madre murió de COVID-19 después de que su padre contrajera la enfermedad en el planta de procesamiento de Aurora Packing Co.

Las acciones toman prestados elementos del caso del amianto y eluden los límites de responsabilidad por accidentes laborales, exponiendo a las empresas a altos costos por daños, incluso si el demandante no puso un pie en ellos. leyes. instalaciones.

“Las empresas deberían estar muy preocupadas por estos casos”, advirtió el abogado Tom Gies de Crowell & Moring, que defiende a los empleadores.

La demanda contra Aurora alega que Ricardo Ugalde trabajó ‘codo con codo’ en la línea de procesamiento de la empresa en abril, un mes en el que la planta se enteró de un brote de coronavirus en sus instalaciones y no lo hizo. no advirtió a los empleados ni tomó ninguna medida de prevención de infecciones.

Aurora no respondió a una solicitud de comentarios.

Se cree que entre el 7% y el 9% de las casi 200,000 muertes por COVID-19 registradas en los Estados Unidos hasta la fecha se deben a infecciones reportadas en el hogar después del trabajo.

READ  Hyundai Motor está expandiendo rápidamente su presencia en el mercado automotriz latinoamericano

Las demandas podrían costarles a las empresas hasta 21.000 millones de dólares si el número de muertos en el país llega a 300.000, según Praedicat, una empresa que evalúa los riesgos para las aseguradoras.

Rob Reville, director ejecutivo de Praedicat, advirtió que este era el peor de los casos, y dijo que los casos podrían tener una factura menor dependiendo de cómo los jueces interpreten las demandas.

El sistema de compensación para trabajadores en los Estados Unidos generalmente dificulta que los trabajadores presenten demandas por COVID-19. El sistema limita la responsabilidad corporativa y prohíbe juicios costosos a cambio de pagos puntuales a los empleados, que no necesitan probar la culpa.

Pero Esperanza Ugalde no era empleada de Aurora, por lo que su familia puede demandar a la empresa. Dependiendo de las circunstancias, un caso exitoso de muerte por negligencia puede exceder el millón de dólares en daños.

Estos casos han existido durante décadas en los litigios de amianto, y los tribunales están divididos sobre si una empresa tiene un deber con las personas que nunca han puesto un pie en sus instalaciones.

En 2013, un jurado de California otorgó a Rose-Marie Griggs $ 27.3 millones en daños compensatorios y punitivos después de que contrajera mesotelioma que, según sus abogados, fue causado por fibras de asbesto que llegaron a su casa en la década de 1950 con la ropa de trabajo de su esposo, quien instaló aislamiento para una subsidiaria de Owens-Illinios Inc.

La empresa apeló y ambas partes llegaron a un acuerdo amistoso antes de la decisión de la apelación.

(Información de Tom Hals; traducido por Jose Elías Rodríguez)

READ  Krannich ofrece 15 cursos gratuitos hasta el 19 de noviembre - PV Magazine Latin America
More from Tiburcio Pasillas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *