Las conversaciones en Cuba sobre libertad de expresión colapsaron después de raras protestas

El diálogo sobre libertad de expresión entre el gobierno cubano y los artistas que protagonizaron una rara protesta la semana pasada se paralizó el viernes, y las autoridades comunistas acusaron a algunos de ellos de ser financiados por Estados Unidos.

El Ministerio de Cultura de Cuba dijo que no se reuniría con delegados del colectivo de artistas, acusándolos de recibir “apoyo financiero, logístico y propagandístico del gobierno de Estados Unidos y sus funcionarios”.

El grupo de artistas e intelectuales que comenzó a autodenominarse “27N” -hacia el 27 de noviembre, fecha de la protesta- pidió más diálogo, diciendo que “no eran enemigos”. pero cubanos en busca de un mejor país.

Algunos de ellos dijeron que una gran presencia policial les impidió salir de sus hogares y recibieron amenazas por teléfono.

Los funcionarios inicialmente acordaron un diálogo sobre las afirmaciones de los artistas después de la rara protesta de alrededor de 300 miembros del grupo o simpatizantes frente a su sede en La Habana el fin de semana pasado, impulsada por llamadas en las redes sociales.

Una delegación de 30 manifestantes había podido reunirse en medio de la noche después de horas de protesta con el viceministro de Cultura para presentarle sus demandas de libertad de expresión.

Funcionarios del Ministerio de Cultura acordaron dialogar con representantes de los manifestantes y se espera que esta semana comiencen conversaciones sin precedentes con el ministro de Cultura, Alpidio Alonso.

Sin embargo, las autoridades comunistas endurecieron su tono, denunciando una conspiración estadounidense.

El ministerio dijo en su comunicado haberse opuesto a una “carta insolente” recibida el jueves, que buscaba “imponer unilateralmente quién debe participar en el diálogo, con quién se compromete a dialogar y sobre qué”.

READ  18 FICM: ¿Conoces ya las salas virtuales del Festival Internacional de Cine de Morelia?

El grupo había pedido al presidente Miguel Díaz-Canel que participara en las conversaciones.

‘Estrategia de guerra’

Díaz-Canel, el primer líder cubano de la era post-Castro -demasiado joven para haber participado en la revolución de 1959 liderada por Fidel Castro y su hermano Raúl- acusó al colectivo de estar detrás de “una estrategia de guerra poco convencional. para intentar derrocar la revolución. “

Hizo los comentarios durante un evento de “defensa de la revolución” dos días después de su manifestación.

La manifestación del 27 de noviembre frente al edificio del Ministerio de Cultura siguió a la expulsión por parte de la policía el día anterior a la expulsión de miembros de un colectivo de artistas hasta ahora poco conocido en sus instalaciones en el centro histórico de La Habana.

Los miembros del movimiento de San Isidro habían estado protestando durante 10 días, incluidos seis en huelga de hambre, y su movimiento había ganado atención.

El ministerio dijo que permanece abierto al diálogo con parte de la comunidad de artistas.

“Para los jóvenes y todos los artistas que se reunieron frente al ministerio el 27 de noviembre, que no comprometieron su trabajo con los enemigos de la nación cubana, las oportunidades de diálogo siguen abiertas”, dijo el comunicado.

“Pero no podemos llevarnos bien con los mercenarios”.

En una publicación de Facebook, el grupo 27N dijo: “Exigimos el derecho a tener derechos”.

“No somos enemigos, sino cubanos que pensamos diferente y soñamos con una Cuba mejor para transmitirla a nuestros hijos, juntos y por el bien de todos”.

Juan Pin Vilar, cineasta que formó parte de la delegación que inicialmente se reunió con funcionarios del Ministerio de Cultura, dijo en Facebook que lamentaba que el diálogo estuviera bloqueado y que los manifestantes no estuvieran en ninguna agenda. Política.

READ  Horóscopo para este miércoles 7 de octubre de 2020, consulta tu signo zodiacal | Empresa | La revista

En los últimos días, los medios estatales cubanos han estado hablando de lo que han llamado la “farsa de San Isidro” mientras informan sobre supuestos esfuerzos de desestabilización financiados por Estados Unidos, como el descarrilamiento de un tren. bienes en 2019.

Al día siguiente de la manifestación, el Ministerio de Relaciones Exteriores convocó al encargado de negocios estadounidense Timothy Zuniga-Brown, acusándolo de “injerencia flagrante y provocadora”.

La tensión ha sido alta desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asumió el cargo en 2017, cuando la Casa Blanca aplicó sanciones mientras buscaba deshacer el acercamiento entre las dos naciones bajo el régimen de su predecesor Barack Obama.

La Habana, Cuba | AFP

Written By
More from Fonsie Lindo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *