Johnny Pacheco, músico, 1935-2021 | Tiempos financieros

El escritor es productor musical y autor de cuatro libros, entre ellos “Cuba y su música: desde los primeros tambores hasta el mambo”.

Johnny Pacheco era muchas cosas: director, intérprete, productor musical, compositor, empresario. Pero lo que más recuerdo de él es que siempre podía hacerme reír. Pacheco, cofundador de la revolucionaria Fania Records, que estaba en el corazón del movimiento de la salsa, era un gran artista, incluso si era mucho más que eso.

No estuve en la cima de la lista de Fania All Stars que Pacheco, quien falleció a principios de este mes a la edad de 85 años, ayudó a formar. Así que me perdí el concierto de Cheetah de 1971 inmortalizado en la película. Nuestra cosa latina. No estaba en el Yankee Stadium en 1973 cuando unos 40.000 fanáticos se apresuraron a subir al escenario, parando la concierto después del tercer número, o entre las 80.000 personas en Kinshasa durante la gran Concierto de Rumble in the Jungle en 1974.

Pero a lo largo de las décadas, he visto a Pacheco en varias ocasiones con su banda de dos trompetas, especialmente en esas noches de Lunes Santo en el sótano de Village Gate, y en otros clubes neoyorquinos ahora desaparecidos como el Red Parrot. Ha cultivado una imagen de lujo y estilo, con ropas impecablemente recortadas y cabello plateado peinado, luciendo un cigarro fino. Parecía haber nacido en el centro de atención y cambió la forma en que el mundo veía la música latina.

Fue Fania Records, fundada en 1964 con Jerry Masucci, abogado y ex policía, quien comenzó a comercializar su sonido como salsa circa 1972. Este término sigue con nosotros, porque Pacheco fue un productor de genio.

READ  El gobierno del Reino Unido dejará de financiar proyectos de petróleo y gas en el extranjero ›Mundo› Granma

Ha emparejado al repugnante cantante con gafas Héctor Lavoe, recién salido de Puerto Rico, con el adolescente director de orquesta nuyoricano Willie Colón, con resultados asombrosos. Fichó a Ray Barretto y Larry Harlow, grandes directores del boom de la salsa. Su trabajo con Celia Cruz la convirtió en una estrella más grande que nunca en Cuba, comenzando con su álbum de 1974 Fania. Celia y Johnny. No es de extrañar que Rubén Blades, cuyo 1978 Siembra con Willie Colón puede que siga siendo el álbum de salsa más vendido de todos los tiempos, dejó la facultad de derecho y se puso a trabajar en la sala de correo de Fania.

Nacido Juan Azarías Pacheco Knipping en la segunda ciudad de República Dominicana, Santiago de los Caballeros, Pacheco llegó con su familia a Nueva York al comienzo del boom del mambo, cuando tenía once años. Su padre, Rafael Azarías Pacheco, fue un conocido director y clarinetista. Pacheco absorbió las habilidades de un director desde su infancia y aprendió a tocar no solo el merengue dominicano, sino también el estilo latino dominante que lo haría famoso en Nueva York: la música cubana.

Al crecer en el sur del Bronx, dominicano entre una brillante generación de jóvenes músicos puertorriqueños, se ha convertido en un neoyorquino latino por excelencia. Sus primeros trabajos fueron en percusión, que estudió en la Juilliard School, y se convirtió en un intérprete de estudio muy solicitado.


Pero saltó a la fama mientras tocaba la flauta, no la flauta de plata moderna del sistema Boehm, sino el instrumento de madera de 5 teclas de la vieja escuela que se usaba en Cuba. charanga orquestas, con su tono penetrante. Tras el éxito de su primer disco, Pacheco y su Charanga en 1960 grabó prolíficamente. Para cuando se convirtió en el primer artista de grabación de Fania, cuatro años después, había cambiado a un formato de dos trompetas que se parecía mucho al grupo cubano prerrevolucionario Sonora Matancera.

READ  OMT y Expedia acuerdan compartir datos y conocimientos

El estilo de Fania era principalmente cubano retro, pero con tempos más animados, ritmos más simples y ajustados, y un enfoque más jazzístico. La mayoría de los músicos, pero no todos, eran puertorriqueños, en el contexto de una identidad puertorriqueña cada vez más asertiva en la ciudad de Nueva York.

La mayoría de las canciones no trataban sobre el amor romántico sino sobre la cultura, evocando la experiencia de los cubanos negros como piedra de toque para una conciencia afrolatina emergente a escala hemisférica. Realizados rápidamente en buenos estudios por músicos experimentados, los álbumes de Fania suenan muy bien hoy, especialmente si tienes la suerte de tener el vinilo original.

Casado con María Elena, conocida como Cuqui, con quien tuvo cuatro hijos, Pacheco vivía tranquilamente en Fort Lee, Nueva Jersey. Tuvo una carrera activa como actor, pero en su asociación con Masucci, no fue Pacheco quien ganó mucho dinero. A él y a muchos otros artistas de Fania se les ha escuchado a menudo quejarse de la conducción del negocio.

Tengo un recuerdo vívido de él en el funeral de su amigo Tito Puente en junio de 2000. Mientras una fila interminable de dolientes pasaba por el ataúd abierto donde el mundialmente famoso timbalero yacía con palillos en sus manos, Pacheco se sentó en silencio en un banco. de frente. Hicimos contacto visual al pasar y vi una expresión de terrible dolor en su rostro. Fue la única vez que lo vi en público cuando no estaba sonriendo.

More from Hernando Capistran

Advierten que Trump no puede cambiar resultados electorales – Escambray

Trump se niega a aceptar su derrota en las elecciones del 3...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *