Estados Unidos intenta ‘golpe suave’ en Cuba – Workers World

Estados Unidos intenta 'golpe suave' en Cuba - Workers World

Por Rosa Miriam Elizalde

Por Resumen English

10 de diciembre – Las invasiones reciben mala prensa: esos primeros planos de botas extranjeras marchando en una playa o un barrio como El Chorrillo en Panamá en 1989, donde aún no se sabe el número total de personas asesinadas por las tropas estadounidenses. Después de más de un siglo de implacable experiencia, las intervenciones militares estadounidenses en América Latina han caído en descrédito, han perdido su glamour y están pasadas de moda. Ahora prefieren usar golpes suaves.

Pie de foto: Jóvenes cubanos denuncian una campaña mediática contra la isla como parte de un golpe suave financiado por Estados Unidos el 30 de noviembre. Crédito: Alejandro Azcuy Dominguez

El golpe suave se trata de decorar a una minoría para que parezca mayoría, difundir sus quejas, avivar polémicas y enfrentamientos, y agotar a la mayoría real que dirige el gobierno hasta que es posible derribarlos con una farsa: una farsa judicial en Honduras, una intervención parlamentaria en Brasil, o una intervención electoral en Bolivia, o forzando una intervención extranjera, como pretenden en Venezuela, y como algunos sueñan con ello. hacer en Cuba.

El golpe suave es más complicado que los golpes de los marines invasores, pero, a diferencia de eso, tiene un sabor local moderno, con arquetipos de dictadores malvados como los malos, un montón de buenos. con “luchador por la libertad”, por lo que parece una versión relanzada de una película épica y, con historias falsas de heroísmo cívico, y con todos, buenos y malos, interpretados por actores de una película Acción de grado Z para jugar con estas grandes herramientas de dominación: medios corporativos y plataformas de medios sociales.

READ  Libro de John Bolton: a China le encanta avergonzar a Donald Trump, pero no las partes sobre Xi Jinping

Bueno, eso es lo que ha estado pasando Cuba en los últimos días. Falsos artistas se atrincheraron en una casa del barrio de San Isidro de La Habana Vieja, en un contexto en el que se han mezclado muchas cosas: legítimas necesidades de diálogo con las autoridades culturales, confusión, oportunismo político, pandemia y tensiones económicas agravadas por todo un panorama de medidas impuestas por el régimen de Trump: detener las remesas, detener los barcos que transportan combustible, sanciones financieras. …

En cuestión de horas, la operación de “artistas” quedó desactivada sin que nadie sufriera ni un rasguño. Pero desde ese punto de partida, vimos otra repetición de una vieja película: el Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana usando su automóvil personal para transportar a estos “artistas”, mientras Los altos funcionarios del Departamento de Estado se refieren a estos empleados locales del aparato de golpe suave a sus colegas. Algunos de los implicados han mostrado su apego a Donald Trump, a quien proclaman como su presidente, y han recibido financiación de Estados Unidos, fondos del gobierno federal destinados a la “promoción de la democracia”.

Como ha documentado la investigadora Tracy Eaton, el gobierno de los Estados Unidos ha gastado entre 20 y 45 millones de dólares anuales desde 1996, cuando se emitió un cheque en blanco, para apoyar financieramente a grupos y observadores locales. organizaciones internacionales con el objetivo de lograr un “cambio de régimen en Cuba”. bajo la sección 109 de la Ley Helms-Burton.

En estas operaciones se han gastado más de 500 millones de dólares a través de este medio, aunque no es la única vía del dinero, ni siquiera la más común, para sembrar la “disidencia” en Cuba. Nadie sabe con certeza cuánto están recibiendo estos operativos encubiertos, ni cuál es la suma total que se envió a San Isidro por este intento de arrojar una cerilla encendida a la pólvora.

READ  Canadá vierte agua fría sobre los planes de China de intercambiar detenidos por ejecutivo de Huawei

Gran parte del cambio también se destinará a un grupo de plataformas de medios en línea creadas por el gobierno de Estados Unidos para realizar “desinformación” sobre los asuntos cubanos. Cientos de publicaciones de Internet han aparecido en Florida desde 2017 con “Cuba” en sus nombres en línea. El objetivo es darle peso y volumen a las noticias tóxicas sobre Cuba, reenvasando el mismo programa para diferentes audiencias y presentando las opiniones de Estados Unidos como si vinieran de los propios cubanos.

Esto difiere de otros períodos de la llamada Cuarta Generación o Guerra No Convencional en que los nuevos Laboratorios de Golpe Suave operan simultáneamente en los reinos físico, psicológico, perceptivo y virtual, de modo que después de la confusión, solo permanece una tierra quemada culturalmente.

USAID pide música

The Guardian entrevistó recientemente al corresponsal de uno de estos medios de comunicación digital en Florida, que había recibido una subvención de 410.710 dólares de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). El periodista de DNA Cuba dijo a The Guardian, un diario británico, que las medidas tomadas el mes pasado por la Casa Blanca para prohibir el envío de remesas a cubanos por familiares en Estados Unidos son “perfectas”, porque la mayor parte del dinero acaba en el país. Tesoro público: una mentira impactante. [ADN is a Florida-based counterrevolutionary news agency.]

“Si yo estuviera en Estados Unidos, hubiera votado por Trump”, agregó este “reportero imparcial”, que durante semanas avivó el incendio de San Isidro, como muchos otros lo han hecho. No es lo mismo que invadir un país, pero sigue siendo un intento descarado de disfrazar a una minoría violenta como una mayoría que busca la libertad.

READ  Resultados del examen ICSE (ISC): la Junta declarará el 10º y 12º cuadro de mando de la clase el 10 de julio

En medio de todo esto, la realidad de lo que realmente está sucediendo en términos verdaderamente culturales en Cuba se ha ocultado al público mundial pobre y desinformado. Hasta la fecha, se han inscrito más de 1.800 películas y más de 800 guiones para el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Nos estamos preparando para este festival anual, que tiene como objetivo dar vida a la cultura sin dejar que los efectos del golpe suave resuenen más allá de la densa masa de desinformación.

“El odio es una espera larga”, dijo el escritor franco-caribeño-africano René Maran. Y también, casi siempre, un gran fracaso.

Fuente: La Jornada, México y Cubadebate; traducido: Resumen de América Latina, oficina de América del Norte; editado: Workers World.

Written By
More from Tomás Pecina

La deslegitimidad histórica de los de San Isidro

Foto: Alejandro Azcuy Domínguez. He estado siguiendo de cerca y siguiendo a...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *