los-pronosticos-triunfalistas-fallidos-sobre-el-deporte-en-la-isla.jpg

Los pronósticos triunfalistas fallidos sobre el deporte en la Isla

Facebook
Twitter
WhatsApp

Soñar es algo espectacular y, para llevarlo a cabo, cada uno se vale de lo que puede, en ocasiones de la promesa, en ocasiones de la fantasía. Antonio Becali, presidente del Centro Deportivo Cubano, usa para soñar algo asombroso, que se ve muy distanciado de las veleidades oníricas: el análisis científico apoyado en datos totalmente objetivos.

Sin duda, ese se ve un método más creíble para llevar a cabo pronósticos que la borra en el fondo del café, las cartas de Tarot, el vuelo de los pájaros o la bola de cristal. Pero lamentablemente la verdad también se le pone terca a este racional funcionario.

No hace un mes que Becali confirmaba, refiriéndose a los inminentes Juegos Regionales de Barranquilla: “En un ámbito semejante al de otros Centroamericanos, hemos efectuado un estudio científico para entender dónde estará el deber primordial por deportes y pensamos que la delegación debe estar por arriba de las 115 preseas de oro, cifra que bastaría para dirigir el medallero”.

La situación fue que se consiguieron 102 y el ganador, México, consiguió 30 medallas doradas más. Frente una pregunta sobre su error de cálculo, el funcionario puso énfasis en el “carácter científico” de los pronósticos. “Siempre hacemos estudios del opuesto, con comisionados, entrenadores y colectivos técnicos”, añadió.[[QUOTE:Antonio Becali utiliza para soñar algo sorprendente: el análisis científico basado en datos completamente objetivos]]”No tenemos la posibilidad de mencionarle al pueblo un resultado apoyado en la intuición”, argumentó. “No dijimos que ganaríamos por tener una visión triunfalista, sino todo lo contrario: hicimos un análisis científico”. El funcionario no tuvo presente que siempre hay gente con buena memoria sobre el desempeño deportivo de Cuba en el pasado.

Este guerrero de los números y las estadísticas ya había predicho científicamente que Cuba ocuparía el segundo lugar en los Panamericanos de Toronto en 2015, y ocupó el cuarto. Después intentó profetizar otra cosa: la pizarra electrónica del Latino, una importante donación de Samsung, iba a estar lista en la segunda etapa de la pasada temporada beisbolera. Tampoco fue así.

Cualquier otro se hubiera rendido, pero la verdad no puede nada contra los visionarios de raza como Antonio Becali. En este momento, después de otro salto al futuro, volvió para subirnos el ánimo: “Desde hoy ya debemos comenzar a soñar con los Juegos Panamericanos para salvar el segundo lugar que se perdió en Toronto. Las opciones de recuperarlo existen”, aseguró.[[QUOTE:La enorme distancia que hay de un segundo lugar en los Centroamericanos 2018 a un segundo lugar en los Panamericanos 2019, no parece impresionar mucho al férreo analista científico]]Un ejemplo de la supuesta objetividad de Antonio Becali son sus recientes expresiones en relación al bajo desempeño de la selección cubana de pelota en los últimos meses: “Con el béisbol ya se viene haciendo un trabajo. Se realizó una Serie Particular que fue muy criticada y que dio resultado. Varios reflexionaron que iban a llegar cansados y no fue así”. Suficiente.

La colosal distancia que hay de un segundo lugar en los Centroamericanos 2018 a un segundo lugar en los Panamericanos 2019, no se ve impresionar bastante al férreo analista científico que yace dentro de este funcionario, más allá de que en este último acontecimiento jugarán selecciones como las estadounidense, Canadá, México y Brasil.

Lo único que hizo Cuba después de ganar los Panamericanos de La Habana de 1991, de la enorme actuación en los Juegos Olímpicos de 1992 y de la victoria en los Centroamericanos de 1993 fué retroceder. Eso forma parte a la verdad, no a los números que nos tienen la posibilidad de llevar a cabo soñar.

A menos de un año de la cita hemisférica en Lima, ya comienza una mágica inyección de números y estadísticas y se organizan los abanderamientos más sólidos y las juramentaciones más patrióticas, además de un vigoroso seminario para todos los entrenadores de equipos nacionales donde se les proveerá de advertencias y tácticas.[[QUOTE:Cabe preguntarse el porqué de tantas protestas y tanto asombro si no se cumplen los planes de medallas y trofeos que hacen las eminencias científicas del deporte cubano]]Cabe preguntarse el porqué de tantas manifestaciones y tanto desconcierto si no se cumplen los proyectos de medallas y trofeos que hacen las eminencias científicas del deporte cubano. Los proyectos económicos se incumplen en todo momento y nadie forma tanto alboroto. Comentando del béisbol, el actor Luis Alberto García escribió en Facebook que “el conjunto criollo, que este año lo ha perdido todo, también merecería perder la Comisión Nacional que lo dirige”.

Ojalá eso resolviera algo, pero no es difícil pronosticar matemáticamente que con otros Higinios no habrá ya una recuperación verídica, como tampoco con otros Becalis en los deportes que también hacen agua. Los deportistas seguirán siendo una soldadesca deportiva manejada por ese puñado de sargentos arrogantes, populistas y vividores.

En verdad, ellos no definen la política deportiva del Estado, son solo quienes la ponen en práctica repitiendo que, como ha dicho el compañero Fidel, “para el honor, medalla de oro”, y se sienten muy cumplidores con el fácil logro de que, después de estos Centroamericanos, la delegación haya regresado completa y no se les haya quedado ni el escudo.

Facebook
Twitter
WhatsApp

Artículos Recomendados