Daniil Medvedev llega a la final Paris-Bercy

No diré nada nuevo sobre Daniil Medvedev. El ruso tiene muchas condiciones para hacer algo grande en la escena del tenis, pero su talento es como un grifo tras cortes de agua. El moscovita se embarca en juegos de todo o nada. O brota y se desborda, o hace ruido pero no da agua. Siendo uno de los jugadores más prometedores de la gira, el bueno de Daniil tiene mucha personalidad, pero a veces carece de razón. Quizá sea este último el que más le penaliza, dado el desarrollo de su año 2020. Tras muchas decepciones en los torneos en los que empezó como su cartel favorito, estuvo en París-Bercy donde salió la mejor versión de la parroquia de Gilles Cervara.

Se esperaba un duelo muy intenso contra Milos Raonic; dos de los jugadores con mejor servicio en la gira, y las expectativas se han cumplido. La espera duró bastante poco, viendo la evidente superioridad del jugador ruso, realmente a gusto ante el juego falto de poder del jugador canadiense, que hoy aunque dejó algunos destellos en su saque, se quedó quizás un poco lejos de la versión que lo mostraba. a lo largo de la semana en partidos como contra Ugo Humbert, Marcos Girón o Pierre-Hugues Herbert, entre otros.

Daniil Medvedev finalizó con muy buenas estadísticas, destacando sobre todo que el 80% de los puntos ganados con el primer servicio y el número de siete ases directos, prueba irrefutable de su formidable solidez en el servicio. Además, supo recuperarse muy bien ante un Raonic que le puso muchos anzuelos y trampas, pero que no cayó en ninguno de ellos, mostrando una gran lucidez y una gran habilidad para análisis en la pista. Fue a la red de manera consistente pero sin apresurarse demasiado, y ganó muchos puntos en esa área de la pista. Raonic en el primer set no estuvo nada brillante para el resto y no tuvo opción de romper el servicio de un Medvedev que en unos 40 minutos ganó el primer set por 6-4.

READ  Lorenzo Musetti: "sueño con jugar a Federer en Wimbledon"

El segundo set se estableció en el tiebreak

El encuentro se abrió un poco más en el segundo set, donde ambos jugadores tenían varias opciones para romper el servicio de su rival, pero una vez más fue el acierto de Medvedev lo que elevó el agua. Cuando parecía que el segundo set estaba destinado a resolverse en el desempate, la figura de Daniil pareció romper el servicio de Milos en el Juego 11 y de esa manera el juego estaba casi cerrado. Nada mas lejos de la verdad. Raonic hizo todas las bazas que le quedaban e inesperadamente rompió el servicio de Medvedev y volvió a poner el empate en el marcador. Todo iba a decidirse en el tie-break, y allí el jugador ruso se mostró más sólido y cometió menos errores que su rival, lo que le permitió llevarse el set y por tanto el partido.

Gran partido para Medvedev, que mañana tendrá una oportunidad única de ganar su primer título de la temporada. Se medirá al ganador del partido entre el alemán Alexander Zverev y el español Rafael Nadal. Independientemente de su oponente, será un partido muy difícil para el jugador de Moscú.

More from Abelardo Orozco

Efraín Álvarez entrenará con Estados Unidos por cortesía, pero quiere seguir con México

Está convencido de que en un futuro no muy lejano luchará por...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *